Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

La lucha colectiva por la independencia económica

Mujeres quilombolas en Brasil se abren paso para ser las dueñas de su propio futuro.

“Muchas veces, quienes destruyen están por encima de nosotras en la toma de decisiones... Espero que se nos reconozca nuestro papel de mujeres y campesinas que protegemos y preservamos la naturaleza”

En Sâo Paulo la agroecología, la producción orgánica y la alianza entre productores y consumidores han sido los factores que han catapultado la autonomía económica de las mujeres rurales.

Así, en la Amazonía las mujeres quilombolas entregan los primeros frutos de sus producciones (mandioca fresca, plátanos, harina de tapioca...) al programa de alimentación escolar local, fomentando el producto tradicional frente al auge de los procesados y, la educación y formación de los más jóvenes sobre los cultivos en el municipio Oriximiná.

En Brasil, el programa de alimentación escolar proporciona comidas diarias a más de 40 millones de estudiantes. Además, desde el 2009 existe una ley que establece que al menos el 30% de los productos adquiridos deben provenir de la agricultura familiar, teniendo prioridad aquellos que provengan de pueblos indígenas o tradicionales (como los quilombolas), proporcionándoles una oportunidad vital para la subsistencia y la diversificación de sus ingresos.

De este modo, a través del proyecto “Mujer Quilombola: Del Jardín al Colegio” con el apoyo de InspirAction y nuestra contraparte CPI (Comisâo Pro índio), han hecho su primer reparto a 15 colegios de la región, generando ingresos para ellas mismas y sus familias, el primer paso para conseguir su indepenedncia.

IMG-2300-t300“Muchas mujeres nunca han tenido su propio dinero, y ahora (…) queremos trabajar más que nunca y conseguir que se unan más mujeres” Nilza de Souza, líder quilombola.

Nuestra contraparte SOF (Sempreviva Organização Feminista) está trabajando en Sâo Paulo con grupos de mujeres rurales en 16 comunidades, entre las que podemos encontrar agricultoras familiares, pescadoras, mujeres indígenas, quilombolas… Que producen de manera ecológica y han mejorado el negocio de sus productos a través de la organización colectiva, fortaleciendo a la vez su autonomía personal.

Las actividades están enfocadas en asistencia técnica y extensión rural con prácticas de producción agroecológica, de uso de "semillas nativas" y de recuperación de la fertilidad del suelo con compostaje o estiércol verde.

Así, hemos apostado por estrechar los vínculos entre las ciudades y las zonas más rurales para crear una alianza productor/a-consumidor/a para conseguir una oferta-demanda estable acorde a los productos de temporada, cuyos ingresos se reparten entre todas las mujeres.

"Apoyamos la producción de alimentos no contaminados y una vida digna para los productores” Lena Lorenzo, grupo de consumidores Comerativamente

Pero hay ciertas dificultades que han de ser tratadas como la dificultad de acceso de las áreas más aisladas o de las que no cuentan siquiera con recepción telefónica. Por ello, estamos trabajando con nuestros socios para desarrollar ideas y soluciones que mejoren los canales de comunicación entre las mujeres y los grupos de consumidores/as para conseguir una completa autonomía, apoyando a las agricultoras para que estén mejor preparadas y equipadas en el acceso a los mercados, promoviendo la justicia de género.

A pesar de la distancia entre Sâo Paulo y Oriximiná, las barreras para acceder a los mercados locales o los desafíos que afrontan las mujeres para conseguir su autonomía, ellas se han unido para acabar con esta situación de vulnerabilidad de una vez por todas.

Desde InspirAction trabajamos para fortalecer la colaboración y promover la justicia tanto de género como económica respetando y protegiendo el medio ambiente.

Descubre a los/as quilombola