Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

Haití: desertificación hermana de la pobreza


Hubo un momento en el que las montañas de Haití estaban recubiertas de un exuberante bosque verde pero hoy no queda nada, hoy es casi un desierto marrón y desnudo.

La tala indiscriminada de árboles para leña y para dejar espacio a monocultivos y a la construcción de viviendas, han transformado el paisaje de Haití. Tan solo el 2% del bosque se mantiene rico y original.

La desaparición del bosque no solo supone una dura transformación del paisaje, hace que los desastres naturales tengan peores consecuencias para las comunidades.

Sin árboles cuyas raíces sujeten el suelo, durante la temporada de lluvia, se producen fuertes deslizamientos de tierra que arrasan con los cultivos, las casas y muchas veces, con la vida de las personas.

Además, la deforestación también está degradando el suelo. La pérdida de riqueza natural hace que los cultivos sean cada vez peores y las familias tienen cada vez menores ingresos y menos capacidad para alimentarse con lo que producen. La desertificación y la deforestación están intrínsecamente ligadas a la pobreza y el hambre.

La deforestación está teniendo claras consecuencias en Haití. Actualmentemás de la mitad los alimentos son importados ya que la agricultura sigue disminuyendo. Los precios son cada vez más inaccesibles para la mayoría. Un 75% de la población vive con menos de 1,28 € al día.

Nuestro proyecto de reforestación en Haití

Desde InspirAction, como miembros de la Alianza ACT en Haití, estamos apoyando un programa de reforestación que forma parte de un proyecto más amplio, ayudando a las comunidades a estar mejor preparadas para responder a los desastres y a los efectos del Cambio climático.

Con este proyecto, 100 familias de la comunidad de las montañas de Seguin han plantado ya 50.000 árboles. Además está previsto que se planten otros 180.000 árboles más.

50 familias que viven en las orillas del río Masacre han plantado 25.000 árboles (muchos de ellos frutales), junto a 36.000 plantas de bambú y otras plantas que ayuden a estabilizar las orillas de los ríos y evitar que haya deslizamientos durante las lluvias.

En ambas comunidades hemos impartido talleres y sesiones de formación para explicar la importancia de la agrosilvicultura. Los árboles no solo protegerán la tierra y minimizarán las consecuencias de las catástrofes naturales, también permitirán que las familias mejoren su alimentación y obtengan más ingresos que les permite mejorar su vida.

_______________________________________________________

Más información sobre Haití: 

Testimonios y trabajo: 

Enero de 2014: 4 años después, objetivos cumplidos.
Febrero de 2013: 3 años después.
Enero de 2012: 2 años después.
Abril de 2011: Saliendo del horror.
Febrero de 2011: un años después.
Noviembre de 2010: Hucarán Tomas.
Octubre de 2010: Cólera
Mayo de 2010: historias tras el terremoto.
Febrero de 2010: nuestras contrapartes.

Foto: M Gonzalez-Noda © InspirAction