Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

Haití: asistencia no solo en la capital


Cuando en enero de 2010 el terremoto devastó Haití, en Migroane, a tan solo 100 kilómetros de la capital, las víctimas se contaban por miles. Viviendas, edificios y demás infraestructuras quedaron igualmente dañados. Sin embargo, casi toda la ayuda humanitaria se concentró en Puerto Príncipe y pocas organizaciones dieron asistencia a los damnificados que no vivían en la capital.

InspirAction era la única organización trabajando en la zona durante los primeros momentos de la catástrofe. Una zona que, por cierto, estaba masificada debido a la gran cantidad de desplazados procedentes de Puerto Príncipe.

Nuestra contraparte GRAMIR jugó un papel clave en la recuperación de Migroane. Tras el seísmo, proporcionó fondos a las organizaciones de agricultores con las que trabaja (agrupadas bajo el nombre de ROPANIP). Con estos fondos se pudo financiar la compra de semillas para más de 25.000 personas y llegar así a tiempo a la temporada de siembra.

GRAMIR trabaja con InspirAction desde 2007. Su labor está centrada en el desarrollo rural sostenible a través del apoyo y fortalecimiento de las cooperativas agrícolas.

Antes del terremoto, la vida era ya lo suficientemente dura para los habitantes de Migroane. Pero tras el seísmo, la población (agricultores en su mayoría) no podía comprar semillas porque era mucho más urgente cuidar de los familiares llegados de la capital. 

Paul André, coordinador de ROPANIP, nos cuenta: “Ni el gobierno, ni ninguna otra organización operan en esta zona. Sinceramente, si GRAMIR no hubiese estado ahí, la gente lo habría tenido muy difícil para salir adelante”.

Donar ahora

Foto: Matt Gonzalez-Noda © InspirAction 


Noticias relacionadas