Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

Etiopía: las niñas que traen el agua


Eyerusalem Habtamu tiene 22 años, y vive en Etiopía. Su sueño era poder estudiar y conseguir un trabajo. Sin embargo cada día tenía que dedicar 5 horas en a buscar agua para su familia.

“Mi única tarea era conseguir agua” dice Eyerusalem. “Si no conseguía agua no podría ir al colegio. Así que como mucho, conseguía ir a clase por las mañanas”.

Eyerusalem tenía muchas ganas de aprender pero, como a muchas otras chicas, las tareas domésticas le impidieron que pudiera aprobar los exámenes.

Eyerusalem sabe lo difícil que es para muchas niñas compaginar las tareas que tienen que hacer en casa con estudiar y hacer los deberes del colegio. Pero ella quiere que su hermana pequeña pueda estudiar.

Por ello, Eyerusalem se ha unido a nuestra contraparte Water’s Action que hace poco ha instalado un punto de agua limpia y duchas para la comunidad. Esta pequeña innovación puede significar un gran cambio para muchas mujeres y niñas de Etiopía. Con este punto de agua limpia, las niñas que traen el agua podrán ir a la escuela.

Contra la falta de agua en Etiopía

Mas allá de los periodos de sequía, Etiopía se enfrenta permanentemente a una escasez de agua. No hay agua para la agricultura pero muchas veces tampoco la hay beber o lavarse. En general sólo el 48% de los etíopes tienen acceso a agua limpia. En zonas rurales esta cifra desciende al 26%.

Esto significa que para poder beber, cocinar, limpiar y cultivar,  muchas personas tienen que desplazarse largas distancias. Lo que tiene grandes impactos tanto en su salud como su capacidad para producir.

Desde InspirAction trabajamos para que miles de personas tanto en la ciudad como en el campo tengan acceso a un suministro de agua limpia que pueda darles mayor seguridad alimentaria y mejorar las condiciones sanitarias en las que viven.

Además, de manera paralela, evitando que las mujeres y las niñas tengan que recorrer esas largas distancias se reduce el riesgo de violación y secuestro además de dar a las niñas una mayor posibilidad de poder inscribirse y recibir una educación completa. 

Foto: Antoinette Powell © InspirAction