Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

En la Amazonía Boliviana adaptación al cambio climático con hornos solares

InspirAction está implementando el proyecto piloto “El cuidado de la Madre Tierra en Bolivia”, que ayudará a evaluar la utilidad de los hornos solares en las comunidades de la Amazonía.

La Plataforma boliviana de Cambio Climático, la Asociación Inti Illimani, CIPCA y Soluciones Practicas, con el apoyo de InspirAction están implementando el proyecto piloto “El cuidado de la Madre Tierra en Bolivia”, que ayudará a evaluar la utilidad de los hornos solares en las comunidades de la Amazonía.

Escrito por Sebastián Ochoa, de la Plataforma Boliviana Frente al Cambio Climático.

El humo está siempre presente en las comunidades indígenas y campesinas de la Amazonía boliviana. Proviene de las cocinas de leña. Las familias suelen recolectar ramas en el bosque, siempre que la lluvia y las inundaciones se lo permiten, ¿y cuando no? ¿qué hacen entonces? “Tenemos que aguantar el hambre”, dice Susna Mamio, de la comunidad de Capaina, uno de los pueblos indígenas Tacana que viven en el norte de La Paz. Algunas casas tienen estufas portátiles que funcionan con cilindros de GLP, pero estos solo duran 15 días para las familias grandes, y además son difíciles de conseguir y caros.

La Plataforma boliviana de Cambio Climático, la Asociación Inti Illimani, CIPCA y Soluciones Practicas, con el apoyo de InspirAction están implementando el proyecto piloto “El cuidado de la Madre Tierra en Bolivia”, que ayudará a evaluar la utilidad de los hornos solares en las comunidades de la Amazonía.

Durante la primera etapa del proyecto, cuatro familias de diferentes municipios y comunidades han recibido hornos solares. Antes de recibirlos, las familias fueron formadas por un técnico que les explicó cómo utilizar, limpiar y construir los hornos.

El horno solar que puede también utilizarse para calentar o como deshidratador, es una caja de aluminio con una capa de lana de oveja y cubierto por una concha de madera. Cuenta con una cubierta de cristal doble que consigue que la energía solar entre y se concentre en la caja. En dos horas y media, si el día es luminoso, la comida está lista. Otra opción es cocinar la comida durante unos minutos (con GLP o con leña) hasta que empiece a entrar en calor, luego la sartén con la comida se cubre con mantas y se colocan en el horno solar. Si se hace por la noche, por la mañana el desayuno está listo.

Nueva Betania

Esto es lo que hizo el equipo del proyecto en Nueva Betania. La noche antes de conocer a las familias, metieron en el horno plátanos, yuca y otros alimentos y bebidas. Por la mañana antes de comenzar el curso sobre el uso de los hornos, tomaron el desayuno con las familias. Máxima Noe, uno de los beneficiarios del programa, estaba muy sorprendido con su comida caliente.

“Cuando nos dijeron que traían los hornos, mi nuera me dijo que íbamos a tener Somo para el desayuno. Le dije que no la creía, porque el Somo se prepara con un tipo de grano de maíz muy difícil de cocinar. Prepararlo en la estufa de leña, nos lleva 5 horas. Creo que este horno solar reduce los gastos de la familia, además de que podemos preparar comida deliciosa”.

Bermeo

En la comunidad de Bermeo, la familia de Natividad Matareco Temo recibió el horno solar.

“Tenemos costumbre de utilizar únicamente la leña para cocinar. Pero es difícil cuando hay inundaciones porque la leña está húmeda y hay que ir muy lejos a buscar la que está seca. Por eso tardamos mucho tiempo en preparar la comida”.

“Tú no te lo creías”, le dijo su esposo Héctor cuando comieron SOMO caliente por la mañana.

Pero Natividad está ahora convencida de que esta caja funciona. Los plátanos estaban blandos, listos para ser triturados y mezclados con el queso para preparar un delicioso Masaco.

Otras personas de la comunidad vinieron para vez lo que estaba sucediendo y probaron el Somo y aprendieron a utilizar el horno solar. Después de comer, Natividad afirmó: “Sin duda utilizaremos este horno, y me gustaría que las otras familias de la comunidad conocieran los beneficios de este proyecto, todo el mundo me dijo que la comida estaba deliciosa”.

Petrona Apaza, de Inti Illimani, ha enseñado a estas familias a usar los hornos solares: “Queremos difundir más el uso de estos hornos en la Amazonía, para que las mujeres puedan tener más tiempo libre. En estas comunidades la vida es dura para todos, pero las mujeres están atadas porque tienen que cocinar, limpiar y cuidar de sus esposos e hijos”.

Para preparar la comida antes de meterla en el horno tardan alrededor de media hora. Petrona pediría ayuda tanto a hombres como a mujeres para que pelaran la yuca y picaran la cebolla. Nadie dijo que no. Cuando se le pregunta a los hombres si están acostumbrados a cocinar, todos dicen “por supuesto”. Pero más allá de estas palabras, las mujeres todavía están a cargo de la preparación de las comidas.

Parte de este taller introductorio también se centró en el cambio climático, sus causas, y las medidas de adaptación que las familias pueden tomar. Aunque los hornos solares no pueden hacer desaparecer las toneladas de CO2 producidas por empresas y corporaciones, si son una forma de generar una conciencia que es indispensable para el cuidado de la vida en la Tierra. “La necesidad de cambiar la forma de vida y el consumo es otra de las razones para utilizar esta tecnología. Debemos usar el sol, lo que la naturaleza nos da, sin dañar a nadie. Esto no sólo es una estufa que nos ayuda a ahorrar tiempo, o leña. También es una nueva manera de hacer las cosas, proporcionando una solución para los problemas más grandes. Probablemente no somos los causantes directos de los problemas de la tierra, pero tenemos que aportar nuestro grano de arena para encontrar una solución porque aunque no parezca justo, todos vivimos en este mundo”, dijo Marcos Nordgren, el coordinador de este proyecto piloto, a la familia de Ester y Omar Quevedo Noe.

Descubre nuestro trabajo en cambio climático.

Conoce lo que hacemos en Bolivia.