Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

Emergencia en Bangladesh: estamos actuando


Hace tan solo unos días, las lluvias torrenciales de Bangladesh provocaron graves riadas y desprendimientos de tierra.

 InspirAction, gracias al fondo de emergencias que hemos creado con las aportaciones de nuestros socios, estamos trabajando directamente con organizaciones de las áreas más afectadas para minimizar las consecuencias de las inundaciones.

En el sur-este, las últimas noticias indican que más de 121 personas han muerto y otras 800 han resultado heridas.

Ramu (en Cox Bazzar) es la región más perjudicada del sur-este donde casi el total de la población se ha visto afectada (450.000 personas de un total de 500.000). Unas 1.000 hectáreas de cultivo y varias zonas de criaderos de peces y granjas avícolas han sido destruidas.A través de nuestra contraparte Agrajata, estamos trabajando en esta zona repartiendo kits de comida preparada y comida no perecedera como lentejas, arroz…

Además, en el noreste de Bangladesh se estima que un millón de personas siguen aisladas por las inundaciones. Varias casas, pueblos y granjas han sido destruidos y caudal de los ríos sigue creciendo peligrosamente.

En ambas zonas, un total de 54.000 familias han sido desplazadasy buscan refugio en colegios y carreteras. A través de nuestra contraparte GUK hemos repartido sobres de rehidratación corporal, jabón y sábanas para evitar la propagación de enfermedades.

Ambas organizaciones con las que trabajamos tienen mucha experiencia en atención a la población afectada por catástrofes y emergencias recientes como las provocadas por los ciclones de Sidr y Aila.

Mucha gente necesita ayuda

Actualmente hay miles de personas que aún continúan en las carreteras sin ningún tipo de refugio. Las viviendas, construidas con adobe, han quedado destruidas en muchas zonas del país.

No hay alimentos ni agua potable suficiente. Los cultivos han sido arrasados, la corriente ha arrastrado a los peces y tampoco hay combustible.

Los sistemas de saneamiento han quedado inutilizados y es posible que enfermedades como la diarrea, la fiebre tifoidea y la disentería empiecen a propagarse entre la población.

En pocos días, esta situación puede agravarse.  

Seguimos trabajando pero aún hay miles de personas afectadas que no han sido atendidas. Si quieres colaborar, haz una donación ahora.

Foto: Mohammadur Rahman © InspirAction 


Noticias relacionadas