Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

El 40% de la población haitiana requerirá asistencia humanitaria urgente en 2020


Haití es uno de los países más vulnerables del planeta al cambio climático por su situación geográfica y la deforestación casi total de su territorio. Desde InspirAction, cuando se cumplen 10 años del terremoto que asoló el país caribeño, tenemos claro que el apoyo a las poblaciones con las que estamos trabajando a través de nuestras socias locales debe seguir siendo una de nuestras prioridades.
Durante estos últimos 4 años, hemos realizado trabajos de reforestación con agricultores y agricultoras, así como la plantación de más de 100.000 árboles anuales para proteger algunos suelos de la erosión y los deslizamientos de tierra.

Según señala la socióloga Iolanda Fresnillo, “diez años después del terremoto, alrededor de 30.000 personas aún viven en campamentos y 300.000 viven en Canaan, un nuevo asentamiento informal en las afueras de Puerto Príncipe. A pesar de los miles de millones de dólares que inundaron el país después del terremoto, y las promesas de reconstruir mejor, según el Resumen de necesidades humanitarias de la Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), 4,6 millones de haitianos -alrededor del 40% de la población- requerirá asistencia humanitaria urgente en 2020, y hay 3,7 millones de personas en inseguridad alimentaria aguda.

La situación política no ayuda a las perspectivas económicas. Desde hace dos años Haití se enfrenta a una crisis política sin precedentes cuya principal víctima está siendo la población más pobre. Cada día los pobres son más pobres, pero nadie parece ofrecer una solución viable para resolver esta situación de emergencia.

A día de hoy todavía queda mucho trabajo por hacer para la recuperación de Haití. Por ello, seguimos insistiendo a través de diferentes campañas ante las autoridades del país para que continúen invirtiendo en mejora de viviendas para que resistan los impactos de futuros desastres. Después de cada desastre las calles se inundan con el grito de Biskilé pa jété, “Tambalearse no es tumbar” porque, aunque los habitantes de esta isla se vean una y otra vez golpeados, siempre destaca su capacidad para seguir luchando contra la adversidad.

En estos últimos 10 años, además de facilitar formación innovadora en construcción de casas más resistentes, hemos colaborado en la reconstrucción de más de 1.200 casas -que resistieron el huracán Matthew 6 años después- y en la construcción de casi 800 casas (un 70% construidas por mujeres) en línea con la cultura y la tradición haitiana, y resistentes a terremotos y huracanes. Además, más de 75.000 familias han recibido nuestro apoyo para volver a plantar, comprar los insumos necesarios para mantener el ganado o abrir nuevos negocios.

LA PREVENCIÓN ES CLAVE


En InspirAction, junto con varias ONG internacionales y locales, seguimos  trabajando para desarrollar respuestas coordinadas a los desastres que puedan volver a ocurrir.

Y es que América Latina es una de las regiones más vulnerables del mundo. Los riesgos climáticos impulsados ​​por el ser humano y la pobreza son los responsables. Sin embargo, la diversidad regional no necesariamente juega en contra de las comunidades más pobres. La diversidad es también un sinónimo de oportunidades.

Esta es la razón por la cual desde InspirAction estamos impulsando soluciones ambientalmente sostenibles para erradicar la pobreza:


¿QUIERES SABER MÁS?