Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

Colombia: el valor de la mujer Emberá


“Tres mujeres íbamos a la cabeza seguidas de un grupo más grande. Frente a nosotros las fuerzas armadas nos apuntaban con sus rifles. Si hubieran disparado habríamos muerto defendiendo nuestros derechos. Habríamos muerto defendiendo nuestra tierra. Esta tierra no pertenece a las grandes compañías, nos pertenece a nosotros, al pueblo indígena de los Emberá.”

Los Emberá son uno de los 100 pueblos indígenas que viven en Colombia. Habitan el bosque tropical del Chocó al noroeste de Colombia, uno de los hábitats más húmedos y ricos en biodiversidad de todo el país. 

En 2005, el Gobierno otorgó una concesión minera por 30 años a la empresa norteamericana Muriel Mining Corporation para la exploración y explotación de oro, cobre y otros minerales en el Chocó.

En 2009 la empresa llegó a tierras de los Emberá amenazando el cerro Careperro rico en oro y otros minerales y uno de los lugares más sagrados e importantes para la cultura Emberá. La explotación de minas de la montaña destruiría la vida cultural y espiritual tradicional de los Emberá -pueblo identificado en riesgo de extinción. Por ello, el pueblo se reunió y realizó su propio proceso de consulta sobre el proyecto rechazándolo.

Jaiquierma, junto a varias mujeres, tomó la iniciativa de defender el cerro. Enfrentándose a las fuerzas de seguridad, subieron hasta la cima y se quedaron allí durante seis semanas hasta que los trabajadores de la empresa se marcharon.

Nuestra contraparte Justicia y Paz de Colombia presentó una demanda en nombre de estas comunidades para detener el proyecto y obtuvo finalmente un fallo a favor de las comunidades por parte de la Corte Constitucional de Colombia. Esta decisión establece un precedente clave sobre el derecho de las comunidades indígenas y tribales al consentimiento libre, previo e informado, así como su derecho a llevar a cabo procesos de consulta con sus propios mecanismos tradicionales.

Hoy en día, las actividades mineras en la zona están suspendidas hasta que se lleve a cabo una consulta adecuada. Esta es una buena noticia para los Emberá, un pueblo cuya forma de vida les hace también guardianes de la rica e imprescindible biodiversidad colombiana.

Algemiro Bailarín, concejal alcalde del Jiguamiandó y representante de 6 comunidades indígenas, nos ha contado cómo la comunidad Emberá vivió esos momentos.

¿Te interesa nuestro trabajo por la defensa de los pueblos indígenas?

Conoce al pueblo indígena de los Quilombolas en Brasil.Trabajamos para defender su tierra, damos formación para que puedan defender sus derechos y presionamos al gobierno para que los Quilombolas tengan los mismos derechos que el resto de las personas. 

                  Foto: InspirAction © M Gonzalez-Noda


Noticias relacionadas