Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

Casa Noeli dos Santos: un hogar seguro


El exmarido de Fran asesinó a su padre y a su hermano cuando ella intentaba dejarle. Durante más de 12 años, casi la mitad de su vida, estuvo sufriendo abusos y violencia por parte de su pareja. En distintas ocasiones, intentó escapar de esta situación, siendo perseguida y amenazaba. Finalmente, Fran logró escapar, encontrando la puerta abierta de la Casa Noeli dos Santos.  

Allí, la reverenda Elineide la acogió y la ayudó a denunciar su caso a la policía. Ahora Fran está recuperándose después de esta horrible experiencia y empezando a hacer planes de futuro. En Casa Noeli dos Santos está recibiendo ayuda para poder reunirse con sus dos hijos, aprende manualidades y desarrolla así nuevas capacidades que la ayudarán a encontrar un nuevo trabajo y ser económicamente independiente. Aunque Fran reconoce no estar segura de poder dejar atrás el miedo que la acompaña, está empezando a confiar de nuevo en sí misma y en los demás. A sus 25 años, sueña con volver al colegio y formarse para llegar a ser policía y poder estar preparada para cuando otras mujeres víctimas de la violencia de género necesiten ayuda. 

En Brasil, la violencia de género es un problema muy extendido que causa miles de muertes al año. Según datos de InspirAction, cada 24 segundos una mujeres es asaltada en el país y cada dos horas muere una mujer a manos de su pareja. En todo el país, la Casa Noeli dos Santos es el un único centro que da alojamiento a mujeres que huyen de la violencia de género. Este hogar, gestionado por la reverenda Elineide, ayuda en torno a 150 mujeres al año a escapar de una vida de violencia y sumisión. Elineide es el corazón de este proyecto, con el apoyo de Lucimere, la psicóloga del centro, ayudan a estas mujeres a denunciar la violencia que han sufrido, a conocer sus derechos legales y a recuperarse de las secuelas psicológicas.  

La historia de Fran no es muy distinta de la historia de tantas mujeres que se ven obligadas a huir de sus casas debido a la violencia de género. La labor de apoyo que realizan las trabajadoras de la Casa Noeli dos Santos les ayuda a recuperarse y empezar a reconstruir sus vidas. En el futuro, se busca que el centro pueda convertirse también en una escuela en la que estas mujeres puedan formarse y empezar una nueva vida. Para llevar este proyecto a cabo, la Casa Noeli dos Santos necesita seguir recaudando fondos. Por eso, os invitamos a participar y hacer así que más mujeres como Fran tengan la oportunidad de empezar una nueva vida lejos de la violencia.