Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

Bolivia: un antes y un después


En plena selva amazónica al este de Bolivia encontramos a nuestra contraparte CIPCA. Trabajan con las comunidades indígenas más marginadas para luchar por su derecho a la tierra. Gracias a su perseverante labor, muchas familias ya son propietarias legales de la tierra en la que viven.

Elmy Ymanarlico (en la foto) cuida a las gallinas que le ha proporcionado CIPCA.

"Estas gallinas son mejores que las que teníamos antes en la comunidad, ya que producen más huevos y más a menudo".

En InspirAction sabemos que gracias a ellas, Elmy tendrá garantizada no solo su alimentación si no unos ingresos regulares que le permitan mejorar la vida de su familia invirtiendo en un futuro.   

Proteger a las familias

En los últimos años CIPCA ha ayudado a más de 1.000 familias a afianzar sus derechos sobre la tierra en la que han vivido durante generaciones. Terratenientes locales, compañías mineras y madereras han intentado expulsarles varias veces destruyendo cosechas e intimidando a sus familias.

Con la ayuda de CIPCA, las comunidades indígenas se sienten mucho más seguras.

Pero además de tener la seguridad de no ser expulsados de su tierra, las familias necesitan asegurar sus medios de vida. Por ello, desde InspirAction, a través de CIPCA, enseñamos a las comunidades a proteger sus bosques llenos de recursos naturales y a desarrollar negocios sostenibles como el cultivo de cacao o el mantenimiento gallinas y ovejas.

La diversificación de la agricultura es fundamental. Cada año las comunidades se enfrentan a duras inundaciones o sequias que alteran sus cosechas. Por ello desde InspirAction proporcionamos a las familias distintas variedades de semillas y plantas para tratar de evitar que dependan del monocultivo. Anualmente, siguen trabajando con los cultivos tradicionales como el arroz o el maíz, pero paralelamente plantan árboles de cacao. Cuando en unos años puedan recoger la cosecha, ya no solo tendrán para comer día a día si no que podrán construir un futuro para sus hijos.

 Dejando atrás el miedo y el hambre, la comunidad de Elmy está empezando a disfrutar de una vida más digna.

Apoyando más familias

En 2013, conseguimos a través de la plataforma Microdonaciones la financiación necesaria para hacer llegar este proyecto a 2000 familias más. Muchas gracias a todos por vuestro apoyo.

Foto: Rachel Stevens © InspirAction 

 

 


Noticias relacionadas