Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

Ahora mi vaca es más lechera


Aldo y su mujer Hermogenia viven en Ayacucho, la segunda región más pobre de Perú. Como la mayoría de las comunidades indígenas de Perú, sobreviven gracias a la agricultura y la ganadería.

 Antes no tenían suficientes ingresos pero gracias a nuestra contraparte en Perú CEDAP, ahora no solo producen suficiente como para alimentarse si no que además han empezado a producir y vender queso y leche. La producción de leche de Aldo y Hermogenia ha pasado de ser de 1 litro a 8 o 9 litros de leche al día. Aldo ya está haciendo planes para mejorar su casa y aumentar la producción.

¿Sabes cómo lo han conseguido?

“Recibimos dos cursos de formación sobre cómo mejorar el uso del agua que tenemos y hacer crecer mejor nuestros pastos para alimentar al ganado” dice Hermogenia

En un contexto en el que la falta de agua pone cada día en peligro la supervivencia de estas comunidades, hemos desarrollado un programa de formación para enseñar nuevas técnicas de cultivo y pastoreo que den mejores resultados.

Algunos miembros de la comunidad reciben una formación que luego comparten con el resto de la comunidad. Además, se organizan viajes para que puedan compartir sus experiencias con otras comunidades y aprender de las mejoras de cada uno.


Nuestra contraparte

CEDAP está ayudando a las comunidades de Ayacucho a mejorar sus técnicas de agricultura para aprovechar mejor el uso que hacen del suelo y del agua.

Gracias al trabajo de CEDAP, las comunidades pueden seguir viviendo donde siempre han vivido y haciendo lo que siempre han hecho evitando que tengan que mirar a las ciudades donde están condenados a vivir en pobreza.

La mayoría de estas comunidades dependen del beneficio que pueden obtener del suelo, del agua y del pastoreo. Si implementamos un sistema que les permita sacar más provecho a sus recursos, conseguimos que cada día tengan más ingresos y vivan un poco mejor. La producción de leche ha aumentado de un litro a siete litros por cada vaca. Esto significa, que pueden vender más leche pero también que el precio de cada vaca es mayor.

Foto: Paula Plaza © InspirAction 

CEDAP ya ha sido una de nuestras contrapartes del mes: Conoce algo más sobre su trabajo

¿Qué sabes del problema del agua en Sudamérica? Infórmate