Su mirada no pierde jamás a su rival. Jamal sale adelante devorando los problemas con su ilusión.