Los pies de estos sin techo muestran el desgaste que supone vivir en la calle.