El compostaje es una manera natural de reciclar en el hogar. En esta forma de reciclar se aprovechan los procesos naturales de descomposición, evitando utilizar máquinas o productos químicos.

Hace más de 4.000 años que en China, India y Japón se conocen las técnicas aplicadas  para transformar los residuos agrícolas y ganaderos en abonos para la tierra. Se sabe que eran civilizaciones con un altísimo número de habitantes a los que se debía alimentar y mantener mediante la agricultura.
El contacto con otros pueblos y civilizaciones durante las invasiones y conquistas propiciaron que este conocimiento se transmitiera a otras culturas. Fueron los árabes los que facilitaron que estas técnicas lleguen a Europa. Se han encontrado manuscritos muy antiguos en los que se hace referencia a las técnicas del proceso de compostaje.

Reciclado de materia orgánica

El consumo  y la alta cantidad de desechos que generan las grandes ciudades precisan de una implementación de sistemas de recolección selectiva de la basura.  Actualmente estos sistemas están en funcionamiento en 26 países de la Unión Europea, entre ellos España. El reciclado de residuos orgánicos es un claro ejemplo de la recuperación de materiales de desechos. Para la elaboración del compost se puede emplear cualquier materia orgánica, con la condición de que no se encuentre contaminada. Generalmente las materias primas proceden de:

  • Restos de cosechas: hojas, frutos y  tubérculos  ricos en nitrógeno y pobres en carbono. Los restos vegetales más adultos como troncos, ramas y tallos son menos ricos en nitrógeno.
  • Abonos verdes, siegas de césped, malas hierbas, etc.
  • Ramas de poda de los frutales: triturarlas antes de su incorporación al compost porque los trozos grandes necesitan de una descomposición más larga.
  • Hojas: se recomienda mezclarlas con otros materiales porque necesitan unos 6 meses a dos años en descomponerse.
  • Restos urbanos: restos orgánicos procedentes de las cocinas como  cáscaras de frutas y hortalizas, residuos de animales de mataderos, etc.
  • Estiércol animal: podemos destacar el estiércol de vaca, de gallinaza, de caballo, de oveja y los purines.
  • Complementos minerales: estos son necesarios para corregir las carencias de ciertas tierras. Destacan las enmiendas calizas y magnésicas, los fosfatos naturales, las rocas ricas en potasio y oligoelementos.
  • Plantas marinas: en las playas encontramos fanerógamas marinas como la posidonia oceánica, empleadas como materia prima para la fabricación de compost ya que son compuestos ricos en N, P, C y oligoelementos.
  • Algas: ricas en agentes antibacterianos y antifúngicos, actuan como fertilizantes para la fabricación de compost.

Proceso de Compostaje

El proceso de composting o compostaje puede dividirse en cuatro períodos, atendiendo a la evolución de la temperatura:

  • Mesolítico: La masa vegetal está a temperatura ambiente y los microorganismos mesófilos se multiplican rápidamente. La temperatura se eleva y se producen ácidos orgánicos que hacen bajar el pH.
  • Termofílico: Cuando se alcanza una temperatura de 40 ºC los microorganismos termófilos actúan transformando el nitrógeno en amoníaco y el pH del medio se hace alcalino. A los 60 ºC estos hongos termófilos desaparecen y aparecen las bacterias esporígenas y actinomicetos.
  • De enfriamiento: A menos de 60 ºC de temperatura reaparecen los hongos termófilos que invaden el mantillo y descomponen la celulosa. Al bajar de 40 ºC los mesófilos también reinician su actividad y el pH del medio desciende ligeramente.
  • De maduración: un periodo de meses a una temperatura ambiente. Se producen reacciones secundarias de condensación y polimerización del humus.

¿Sabías que la naturaleza también hace compost?  En Australia vive un ave que forma grandes montones de materia orgánica para construir su nido. Mezcla excrementos  con ramitas y otros restos de plantas que encuentra. Este material genera calor que ayuda a incubar sus huevos.  Otro animal que hace compost son las termitas  que construyen diminutos montoncitos de compostaje con pulpa de madera debajo de la tierra. Así forman un suelo especial que necesitan los hongos para crecer,  único alimento que esas termitas pueden comer.

¡La naturaleza es sabia! Reciclar es la única manera que tenemos  de cuidar nuestro medio ambiente desde casa. Colabora con tu granito de arena.

En nuestra sección de Cómo Reciclar encontrarás información y consejos para reciclar la basura de casa. Y si quieres hacer algo más por el Medio Ambiente ¡únete a InspirAction y colabora con nosotros!