La contaminación del aire sobre todo en las grandes ciudades es un problema que cada día preocupa más en todo Latinoamérica, donde más de 100 millones de personas viven expuestas a niveles de contaminación del aire superior a los recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El mapa de la OMS  nos indica la gran concentración de partículas contaminantes en determinadas zonas del continente, a diferencia que en Europa y EE.UU., Latinoamérica presenta un mapa de grandes concentraciones de contaminación aéreas urbanas repartidas por todo el continente.

Se prevé que dentro de poco la contaminación del aire será una de las principales  causas ambientales de mortalidad prematura. Según un estudio realizado por IMCO (Instituto Mexicano para la Competitividad) el número de muertes por contaminación del aire al año en México es de 5.065.

Partículas contaminantes y posibles  enfermedades

La ONG británica Clearairinstitute ha realizado un estudio donde se han analizado los niveles de contaminación ambiental en 21 ciudades con más de un millón de habitantes de Latinoamérica, entre ellas ciudades como Guadalajara, Monterrey  y México DF, en México. En el estudio se ha recogido información sobre cuatro partículas contaminantes del aire, PM25, PM10, Ozono, Dióxido de Azufre, Dióxido de Nitrógeno. Veremos algunas de estas partículas responsables de la contaminación del aire para ver a continuación cómo afecta en México.  

PM10 y PM25, es una mezcla de partículas sólidas y líquidas minúsculas, entre las que se encuentra el hollín como componente principal, de estas dos, PM2,5 es la más dañina debido a su menor tamaño. Con la contaminación del aire, estas partículas penetran en los pulmones pudiendo causar inflamación y empeoramiento de las condiciones cardiacas y pulmonares.

Ozono (O3), es un gas que se genera en la atmósfera como consecuencia de reacciones fotoquímicas entre la luz y otros contaminantes. La constante exposición a un ambiente con mucho Ozono puede provocar problemas respiratorios.

Dióxido de nitrógeno (NO2), es un gas que también puede ser muy perjudicial para las vías pulmonares. Se produce a partir de la quema de combustibles fósiles a altas temperaturas.

Dióxido de Azufre (SO2), es un gas producido a partir de la combustión de combustibles fósiles en las plantas generadoras de energía y en otras instalaciones industriales, así como en fuentes  móviles en un menor grado; y por consiguiente es un problema en algunas áreas urbanas e industriales. También puede afectar a las personas con problemas pulmonares y cardiacos.

Según los datos obtenidos en este estudio ciudades como Guadalajara, Monterrey  y México DF destacan en todos los gráficos de concentración de las 4 partículas que contaminan el ambiente. Siendo estas ciudades de México, de las ciudades con mayor concentración de PM2,5, PM10 ozono, dióxido de nitrógeno y dióxido de azufre en todo Latinoamérica.

Regulación mexicana

El problema de la contaminación del aire en México se debe sobre todo a la falta de estándares de control de estas partículas apropiados para evitar los posibles riesgos en la salud de los ciudadanos. Las normas oficiales mexicanas respecto a los límites de partículas contaminantes ambiental están desactualizadas y son bastante permisivas en comparación a las recomendaciones de la OMS. Aquí podemos ver como los datos sobre PM2.5 nos da información hasta el año 2005.

Posibles soluciones

En InspirAction nos preocupa la contaminación del aire. Por ello, defendemos la importancia prioritaria de asegurar que se cumplan los ODM (Objetivo de Desarrollo del milenio), entre los que está “Garantizar la sostenibilidad del medio ambiente”.

Además la lucha contra el Cambio climático es una de nuestras principales áreas de trabajo, dentro de la cual desarrollamos proyectos locales con muchas comunidades de Latinoamérica y Centroamérica y Caribe. Además, a través de nuestras campañas de incidencia hacemos reivindicaciones que son esenciales para luchar por un mundo más habitable para todos. Conoce nuestra campaña lanzada en 2013 durante la COP19 “Basta de subsidios a combustibles fósiles”, en la que pedimos a las autoridades  que emprendan una transición de la política energética hacia las energías renovables y acabar con la dependencia a los combustibles fósiles.

Si te ha parecido interesante visita: