contra-el-cambio-climatico.jpg

© Victor Jammal

Las peores consecuencias del Cambio Climático no son irreversibles, ya que si se consiguiera estabilizar el nivel de gases invernadero  en la atmósfera entre 450 y 550 ppm de equivalente de CO2. La estabilización requiriría que las emisiones se redujeran en un 25% de los niveles actuales para el 2025.

Aunque se trata de un reto económico y social, los costes a largo plazo serían mucho más bajos que los que representan los riesgos. Según el Informe Stern, el coste anual de la estabilización entre 500 y 550 ppm de CO2 supondría un 1% del PIB global.

Los costes serán mayores si la innovación en tecnologías bajas en carbono se ralentiza o si los Gobiernos nacionales no mantienen una política estricta de reducción en las emisiones. Resulta esencial que todos los países tomen medidas para reducir las emisiones, sin dejar de apostar por la innovación y el desarrollo económico.

Desigualdades entre países: Ricos y Pobres

El coste de las medidas necesarias no está distribuido de forma equivalente entre todos los sectores económicos o entre países. Aunque los países ricos asuman su responsabilidad sobre un 60-80%, será necesario generar medidas de presión para exigir a los países en vías de desarrollo que asuman también su responsabilidad con el Medio Ambiente.

Oportunidades generadas de la Transformación económica e industrial

Las acciones contra el Cambio Climático llevan implícita la creación y desarrollo de tecnologías y mercados bajos en Carbono, lo que generaría grandes oportunidades económicas. Por otro lado, toda las economías sufrirán grandes pérdidas si se empeñan en ignorar el Cambio climático. A largo plazo, hacer frente al Cambio Climático es una estrategia económica y social rentable, no sólo para los gobiernos, sino para todo el planeta.

Medidas para reducir las Emisiones

Los cambios pueden producirse rápidamente con la introducción de mejoras en la eficiencia energética, como la adopción de tecnologías limpias en los sectores energéticos, de calefacción y de transporte.

El cambio climático precisa de una respuesta internacional basada en un entendimiento compartido de la gravedad de los riesgos y de las medidas necesarias para atajarlos. Las medidas individuales llevadas a cabo por países aislados no serán suficientes para atajar un problema de dimensiones globales.

Elementos clave para el marco de regulación internacional:

Canje de Emisiones: estos planes de canje internacionales supondrían un importante medio para promocionar las reducciones de las emisiones de forma rentable: el establecimiento de objetivos restrictivos en los países ricos, podría aportar:

  • Millones de dólares anuales a los países en desarrollo, un fondo que podría contribuir a su transición industrial.
  • Cooperación tecnológica: resulta esencial compartir el conocimiento para la aplicación de las nuevas tecnologías. A nivel mundial el apoyo a la Investigación y Desarrollo debería duplicarse, mientras que el apoyo a las nuevas tecnologías bajas en carbono debería multiplicarse por 5 para resultar efectiva.
  • Medidas para reducir la despoblación forestal: los bosques y otras zonas verdes suponen la forma más directa de contrarrestar la concentración de gases en la atmósfera, son activos de oxígeno. Luchar contra la desforestación supone uno de los puntos más importantes que tendrán que tener en cuenta todos los gobiernos en sus agendas.