Dentro, juegan a comprarse y venderse. Fuera, alguien juega a sobrevivir.