Un niño de la calle jugando entre las rocas al final del Roxas Bulevard en Manila