Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

¿Son los gobiernos cómplices de la evasión fiscal?


23.000 millones de euros son los que España ha perdido por culpa de la evasión fiscal desde 2007. Un dinero que podría haberse empleado en servicios públicos esenciales como la sanidad y la educación. De hecho, con tan sólo poco más de la mitad de este importe podría pagarse la renta mínima a todas las familias sin ingresos en España (12.000 millones).  

Es innegable que la evasión de impuestos genera desigualdad, y es que España es el séptimo país de la OCDE donde más ha crecido la brecha entre personas ricas y pobres. A día de hoy el 28% de la población de España está en riesgo de pobreza.  


¿Qué están haciendo los gobiernos para evitarlo? 

Las grandes empresas y fortunas son quienes principalmente eluden pagar sus impuestos, empobreciendo así a los países en los que trabajan. Por eso es tan importante la transparencia. Es esencial que las multinacionales se comprometan a hacer públicos sus ingresos así como los impuestos que pagan en cada país. Desde InspirAction llevamos años pidiéndolo y la buena noticia es que nuestro trabajo da sus frutos: hemos conseguido que Vodafone se comprometa a hacer pública esta información :) Esto animará a otras compañías a seguir su ejemplo, y a aumentar la presión sobre los gobiernos para que exijan lo mismo al resto. 

En esta lucha, el papel de los gobiernos es indiscutible. Sin embargo, los estados continúan demostrando escasos compromisos para acabar con esta lacra. La Unión Europea va dando pasos pero, a nuestro parecer, no los suficientes. El año pasado lanzó una lista de países en la que dejó fuera territorios como Bermudas, sede del bufete de abogados Appleby, epicentro de los “papeles de Panamá”; Suiza, los limbos fiscales de Malta o Luxemburgo y a países como Irlanda y Países Bajos que practican el dumping fiscal... Y es que los “papeles de Panamá” desvelaron cómo las autoridades de los Países Bajos ofrecieron a Nike en 2006 un acuerdo para que la empresa de ropa deportiva no pagara impuestos durante 10 años. Pero los estados no solo lo impiden si no que a veces parece que lo esconden.  

Los paraísos fiscales permiten que las grandes empresas y las personas adineradas eviten pagar su parte justa de impuestos. Esto lastima a las personas en países donde los impuestos deberían haber sido pagados, a menudo golpeando más duramente a las personas vulnerables. Los gobiernos que permiten que esto suceda deberían ser considerados cómplices de un sistema que enriquece a los ricos y mantiene a millones de personas en la pobreza.  


2018-06-12-inspiraction-fuera-paraisos-fiscales-callao(1)

Pero nosotros seguimos luchando y recientemente ¡hemos conseguido otra gran victoria!: el Parlamento del Reino Unido ha decidido poner fin a los paraísos fiscales. El pasado mes de mayo acordó publicar registros completos y transparentes de quién posee qué empresas registradas en los Territorios Británicos de Ultramar, o paraísos fiscales del Reino Unido. De esta forma, los evasores de impuestos tendrán menos lugares para esconderse. Se trata de una gran noticia para nosotros ya desde el lanzamiento de nuestra campaña CazaEmpresasFantasma ha sido una de nuestras grandes luchas. Europa no puede seguir albergando paraísos fiscales.  Este es el compromiso que queremos por parte de los gobiernos, que apliquen medidas políticas para presionar a las grandes empresas y fortunas para que paguen los impuestos que deben. Por ello en España continuamos exigiendo al Gobierno que actualice la lista haga una lista de paraísos fiscales que substituya la de 1991. Sólo así podremos frenar el auge de la inversión en paraísos fiscales, la cual se ha multiplicado por 4 en España en el último. Sólo así podremos acabar con un delito de ricos a costa de los más pobres.  


Pasos positivos para proteger a los wistleblowers 

Ante la pasividad de los gobiernos y las instituciones europeas, coaliciones de periodistas de investigación y alertadoras y alertadores se juegan sus empleos, su reputación, su libertad e incluso su vida para seguir denunciando el fraude y la evasión fiscal. Y es que son varias y varios las informadoras y los informadores que han recibido amenazas por ejercer su función. Y no solo eso. El pasado mes de octubre la periodista maltesa Daphne Caruana y su pareja Jan Kuciak fueron asesinados. Caruana participaba en la investigación que salpicaba al Gobierno de su país en los “papeles de Panamá”, cuando una bomba lapa explotó en su coche. 

En octubre el Parlamento Europeo aprobó, a pesar de la abstención del Partido Popular Europeo, una resolución instando a los Estados miembros a adoptar medidas para proteger a los y las denunciantes que en defensa del interés público revelan información confidencial sobre empresas y organismos públicos. No obstante, la norma deja fuera de esta protección a hacktivistas -protege a trabajadores en el sector público y privado- y, aunque busca garantizar la confidencialidad de las denuncias, no menciona explícitamente la protección del anonimato de los filtradores.

Esta desprotección ha afectado directamente a filtradores como Hervé Faliani, el hombre que sacó de Suiza la lista de 130.000 evasores fiscales y permitió recuperar cientos de millones en impuestos impagados. El pasado 3 de abril, fue detenido en Madrid por la Policía Nacional a petición de las autoridades suizas. Tras pasar la noche en el calabozo fue puesto en libertad provisional sin fianza, retirándole el pasaporte, prohibiéndole salir de España y exigiéndole comparecencias semanales, tratándole como un delincuente... ¿Es el mismo trato que se da a los mayores evasores de impuestos de nuestro país? 

La detención de Falciani se produjo cuando se disponía a participar en el acto “Cuando decir la verdad es heroico: sacando a la luz las guaridas fiscales” que habíamos organizado junto a la Plataforma por la Justicia Fiscal, en el marco de la campaña "Fuera Paraísos Fiscales". En el evento iba a hablar precisamente de la indefensión jurídica que sufren las alertadoras y los alertadores y periodistas.  



Sabemos que vivimos en un mundo complejo e interconectado donde las soluciones rara vez son inmediatas y nunca simples. A veces tenemos que esperar hasta 30 años para ver el impacto indirecto de nuestras acciones, pero en otras ocasiones no hay que esperar tanto. Gracias a las personas que creen en el fin de los paraísos fiscales y apoyan nuestro trabajo, poco a poco conseguimos pasos como estos.