Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

Si la UE no es un referente en la lucha contra el Cambio climático ¿quién?

jueves, 21 de noviembre de 2019  Noticias InspirAction Cambio Climático
La UE tiene una responsabilidad ante el fenómeno del Cambio climático y los países que más están sufriendo su impacto

Este año, a nivel mundial, los países en desarrollo han sufrido la devastación de eventos climáticos extremos sin precedentes. Tras casi 40 horas, el huracán más fuerte registrado en la historia que podía haber arrasado las Bahamas finalmente pasó pero el huracán Dorian dejó tal rastro de destrucción que tendrán que pasar años para que las comunidades y su economía pueda recuperarse.
India sufrió un período prolongado de olas de calor, seguido de una sequía que expulsó a miles de personas de sus hogares en busca de agua; después de lo cual, destructivas inundaciones y deslizamientos de tierra se extendieron por todo el país impactando en la vida de millones de personas.

Se demuestra, una vez más, los impactos desproporcionados del cambio climático en el desarrollo de los países del Sur Global, a pesar de que ellos han contribuido en menor medida al cambio climático antropogénico.

Lo países en desarrollo necesitan que los países desarrollados den un paso adelante y ayuden a impulsar un cambio global y transformador.

Como líder climático declarado, la Unión Europea no solo debe alentar a los demás países desarrollados a ampliar sus esfuerzos e implementar de manera urgente las medidas necesarias, la Unión Europea debe también desempeñar un papel de liderazgo al desarrollar e implementar políticas nacionales que cumplan con el objetivo de evitar el aumento de la temperatura global por encima de 1.5 ° C, con el fin de reducir el riesgo de mayores pérdidas y daños en todo el mundo.

Para ello, nuestros compañeros de ACT Alliance están reclamando a la UE que amplíe sus objetivos existentes (UE NDCs) de reducción de emisiones para 2030 al 65% y lograr así emisiones netas cero para 2040. Además se pide a la UE que apoye con esfuerzo, financiación y desarrollo de capacidades a los países que más están sufriendo los impactos y menos capacidad tienen para enfrentarlos. 

La UE debe también ampliar sus narrativas y adoptar un contexto más holístico del cambio climático porque el modelo que elegimos para frenar el cambio climático debe también incidir en el modelo de desarrollo sostenible que queremos (en la  agricultura, los conflictos, la migración, las necesidades locales e indígenas y preocupaciones humanitarias, la seguridad alimentaria y del agua, la resiliencia urbana, los derechos de salud) están arraigados en los principios de equidad, igualdad de género y derechos humanos, y emplear soluciones basadas en la naturaleza).