Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

Ser mujer sin pareja en India

viernes, 8 de marzo de 2013  Blog     Mujeres, Violencia de género

Hoy es el Día Internacional de la Mujer, una fecha en la que desde 1911 se trata de visibilizar y celebrar los logros de las mujeres en todo el mundo.

Hemos avanzado, y mucho. Pero en 2013, mientras las mujeres españolas pueden moverse libremente y elegir su estado civil sin prejuicios ni discriminación, muchas mujeres en todo el mundo seguimos luchando por el respeto a nuestros derechos y nuestra dignidad. Este día es por lo tanto especialmente importante para nosotras las mujeres, ya que nos da la oportunidad de ponernos de pie y levantar la voz. Seguramente muchos han leído las preocupantes noticias sobre abusos sexuales en India. Para las mujeres que vivimos en este país, en efecto, la vida puede ser difícil. La violencia contra la mujer está en su apogeo, basada en una dura discriminación de género comprobable día a día en aspectos como la educación, la salud y la libertad. Las mujeres simplemente no tienen las mismas oportunidades que los hombres, y lo que es peor, a menudo ni siquiera son conscientes de su potencial, como resultado de un contexto que no las valora. Muchas tienen prohibido salir de su casa sin un acompañante masculino, o se ven obligadas a abandonar la educación para casarse. Y para las que no tienen marido, la vida es una batalla constante. Sin embargo, el reciente escándalo internacional en torno a la violación de una estudiante en un autobús de Delhi ha alentado a las mujeres a ponerse en pie y luchar  por el cambio. Las protestas en Delhi, y en todo el país, exigiendo un fin a esta violencia han cambiado la forma en que muchos ven a las mujeres en India. Con este objetivo, cambiar la forma en la que son percibidas las mujeres, apoyo a ENSS (Asociación Poder para las mujeres solteras que viven solas) desde su creación en 2005. Y por ello me propongo contarles esta historia. En la sociedad india, las niñas son vistas como una carga, dado que suponen una inversión aunque finalmente se irán a vivir con otra familia. Creciendo como yo con tres hermanas y un hermano, esto fue algo evidente para mí durante toda mi infancia, antes de casarme a los 16 años. Sin embargo, fui una privilegiada: mi tío, que vivía en Londres y valora la educación, me ayudó a continuar con mis estudios. Ésta no es una opción para la mayoría de las mujeres casadas. Pero por desgracia no he podido tener hijos. Pronto noté que la gente empezaba a tratarme de manera diferente, diciendo que era una mujer incompleta. Ser una mujer sin hijos en la India es una experiencia muy estigmatizante, que hizo que me sintiera deprimida y aislada. Me preguntaba por qué Dios me había dado una vida tan horrible. Mi marido y yo decidimos dejar nuestra ciudad natal y fijamos nuestra residencia en otro lugar en el estado de Jharkhand, donde empecé de nuevo. Necesitaba dar un nuevo enfoque en mi vida, y justo entonces conocí a NBJK, una organización que lucha por los derechos fundamentales de las personas en Jharkhand y Bihar. Inmediatamente, mi dolor fue reemplazado con un sentido de propósito, y puse toda mi energía en ayudar a capacitar a las personas cuyas voces no son escuchadas. En 1996, creamos SHARC, una organización para empoderar a las mujeres solteras en el estado de Jharkhand. Empecé a comprender los problemas que enfrentan las mujeres solteras, y las vidas de aislamiento que sufren en nuestra sociedad patriarcal. En contraste con la libertad que las mujeres pueden disfrutar en la sociedad europea, millones de mujeres en India viven con el estigma de ser solteras, viudas, divorciadas o separadas. En India existen más de 43 millones de viudas mayores de 18 años, más de 22 millones de mujeres mayores de 18 años divorciadas o separadas, y más de 33 millones de solteras. Tradicionalmente, a estas mujeres a menudo se les negaba el derecho a tener su propia tierra. Eran consideradas indeseables por sus potenciales empleadores, y a las viudas se las forzaba a volver a casarse en contra de su voluntad. Mucho más tarde, en 2004, me reuní con un grupo de Rajasthan que habían hecho campaña con éxito para los derechos de las mujeres solteras. Y después de un evento organizado por ellos, donde cientos de mujeres solteras se reunieron para discutir sus derechos, se fundó la asociación ENSS. Hoy en día, ENSS capacita a las mujeres solteras a luchar contra la mentalidad regresiva y los prejuicios sociales que limitan sus vidas, y trata de incidir en la formación de leyes, principios y programas que puedan mejorar la vida de las mujeres solteras. Antes, las mujeres sin pareja, abandonadas o viudas no eran conscientes de sus derechos, y sentían que no tenían dignidad. Hoy, son ellas las que lideran ENSS, y luchan contra todo tipo de desigualdades y discriminación, haciendo realidad cambios que nunca pensamos que serían posibles. Las mujeres sin pareja son ahora reconocidas como un grupo vulnerable, y están recibiendo más apoyo de los gobiernos locales y nacionales: las divorciadas aparecen en los censos nacionales, las viudas menores de 40 años tienen derecho a una pensión de viudedad, y las solteras tienen prioridad en la contratación. Tradicionalmente, las mujeres no solían salir de la casa, no viajaban sin su padre o esposo, y nunca levantar la voz. Hoy, sin embargo, viajan, toman sus propias decisiones, y hablan. Las mujeres también han luchado por su derecho a tener una educación, y se están involucrando en la política. Las cosas están avanzando. Mi sueño es que un día la mujer va a cambiar el sistema. Llevará tiempo, claro, porque luchar contra arraigada sociedad patriarcal tradicional es difícil. Pero es posible, y lo conseguiremos. ------------------- Esta entrada ha sido escrita por la Doctora Binni, una activista de los derechos de las mujeres en India, cofundadora de la contraparte de InspirAction SHARC y miembro de ENSS.