Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

República Dominicana: Avances en el plan de regularización


Un estudio muestra en qué punto se encuentra el proceso de regularización y naturalización de extranjeros e hijos de extranjeros residentes en la República Dominicana y marca el fin del proyecto Europeo de incidencia dirigido por InspirAction, Vidas en Pause.

El Centro Bonó y el Movimiento de Mujeres Dominico-Haitianas (MUDHA), contrapartes de InspirAction en República Dominicana, han presentado un estudio con el balance de la Ley de Naturalización 169-14 y el Plan Nacional de Regularización de Extranjeros (PRNE), desde que se pusieran en práctica en mayo de 2013 hasta hoy. El informe expone los avances y las trabas que en la actualidad persisten en el proceso de regulación y naturalización de extranjeros e hijos de extranjeros residentes en el país. 

La conclusión más clara es que el objetivo de la ley no se ha alcanzado ni siquiera de forma aceptable porque la mayoría de los dominicanos y dominicanas de ascendencia haitiana que cuentan con registro civil suspendido no han recibido la restitución inmediata de sus documentos.

El informe forma parte de las conclusiones de la iniciativa “Proteger los derechos de los/as migrantes y dominicanos/as de ascendencia haitiana”, un proyecto que contó con el apoyo de la Unión Europea e InspirAction, y del que forma parte la campaña www.vidasenpause.com que ha dirigido InspirAction.

 

Durante la presentación del estudio, Cristiana Louis, coordinadora de MUDHA, aseguró que este programa ha contribuido al fortalecimiento de mecanismos de incidencia social para la sensibilización de poblaciones vulnerables, como es la población dominico-haitiana.

“El proyecto ha logrado elevar el reconocimiento y respeto de las autoridades y la sociedad civil hacia los dominicanos y dominicanas de ascendencia haitiana”, afirmó Cristiana.

Marta Ramírez, representante de la Unión Europea, destacó la necesidad de retomar el diálogo entre los gobiernos de Haití y República Dominicana ya que la reforma y la modernización de ambos Estados pasa por la colaboración.

Ana María Belique, coordinadora del movimiento Reconoci.do, declaró que el gobierno dominicano hizo un esfuerzo, con la Ley No. 169-14 de Naturalización, de reponer los derechos que negaba la sentencia 168-13 a los hijos e hijas de extranjeros nacidos en territorio nacional, pero que esto no ha sido suficiente, puesto que aún existen trabas administrativas, especialmente por  parte de la Junta Central Electoral, entidad encargada de la expedición de documentos de identidad.

“Concluimos un proyecto, pero no la lucha de los dominicanos de ascendencia haitiana por el reconocimiento de nuestros derechos”, sentenció Ana María Belique.

Frankelly Martinez, representante de InspirAction en República Dominicana, señaló la construcción de un nuevo enfoque de la “binacionalidad” como idea extraída del informe que habría que tener en cuenta.

Mientras que los gobiernos de Haití y República Dominicana están trabajando separadamente en temas que deberían ser tratados conjuntamente, InspirAction y Norwegian Church Aid están trabajando juntas para apoyar a la sociedad civil de ambos países a través de un plan de trabajo que engloba temas binacionales.

La Comisión de Concertación Hatiano-dominicana (CCHD)  se reunió en Junio para debatir sobre el contexto actual y analizar las limitaciones en la gestión de la inmigración.

8 organizaciones locales de Haití y de República Dominicana asistieron a la reunión  y participaron en los acuerdos.