Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

¿Qué va primero: la empresa minera o el pueblo?

Comunidades indígenas en Guatemala y Bolivia se movilizan para defender sus derechos territoriales

Hoy, la Asociación Comisión Paz y Ecología (COPAE) solicitará al Tribunal Constitucional guatemalteco que se mantenga y respete el mecanismo de consulta de los pueblos indígenas antes de conceder cualquier licencia de minería.

En Guatemala, el auge y la trayectoria de la industria minera como tal, comenzó durante el conflicto armado interno en torno a los años 60, cuando el Estado se militarizó y se generalizaron los actos de corrupción, como el otorgamiento de concesiones a empresas por parte de los gobiernos de facto.

El problema surgió con los enfrentamientos y las continuas disputas por el territorio: las empresas querían ocupar las tierras y explotarlas como una fuente de riqueza mientras que los pueblos originarios querían protegerlas, pues es su fuente de vida y bienestar.

Pero a pesar de tener estar protegidos por la ley, la acción sistemática de las autoridades del Ministerio de Energía y Minas para imponer los proyectos extractivos quebranta los derechos constitucionales de los pueblos, pues se está realizando de manera informal, sin consulta previa alguna y siendo consciente de las irregularidades que cometen.

Por ello, el Consejo del Pueblo Maya (CPO) ha apoyado a las autoridades comunitarias para que se restituyan sus derechos, iniciándose acciones legales para proteger a las poblaciones indígenas.

Y aunque se han conseguido ciertos logros con la suspensión y anulación de ciertas licencias mineras, es necesario que se actúe para cumplir y respetar los derechos de los pueblos indígenas. Por lo que es preciso que se endurezca la Ley de Minería y que, en relación a los perjuicios y compensaciones, la Dirección General de Minería elabore los estudios científicos pertinentes sobre los daños que ha causado y está provocando la industria extractiva en la región.

El megaproyecto de carreteras en Bolivia

En 2012, los pueblos indígenas de toda la Amazonía Boliviana marcharon durante más de 60 días para proteger a sus tierras, provocando que el gobierno elaborase una ley declarando el territorio como “intangible”. Pero, sin embrago, dicha ley tenía una trampa: intangible implica que las comunidades tampoco pueden utilizar los recursos naturales de los bosques.

Pero ahora, el gobierno pretende aprobar una nueva ley que esquiva la protección del TIPNIS (Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure) para desenterrar el megaproyecto de construcción de carreteras, pero los líderes de las organizaciones y comunidades del TIPNIS tienen muy clara su postura: no.

2263cdc2eff92043c6b4de1300821416-t300Así acudieron a la Asamblea Nacional en la Paz para denunciar y evidenciar que dicha carretera no va a reportar ningún tipo de beneficio a los habitantes de la zona, sino que está pensada para favorecer el transporte de la hoja de coca y el camino de los narcotraficantes de la región.

“No estamos de acuerdo con la carretera porque no nos beneficia, es una carretera que está lejos de nuestras comunidades, ni siquiera pasa por nuestras comunidades, solamente les servirá a los cocaleros, a nosotros no nos sirve” Marqueza Teco, Presidenta de la Organización Territorial Femenina del TIPSIS, representante de 64 comunidades que rechazan la construcción del camino.

La Amazonía es un área de suma importancia a nivel global, conocida como el pulmón del mundo. Así, nuestra obligación es la de proteger y defender a los pueblos y a las comunidades, que se encargan de cuidar y respetar nuestro ecosistema, frente al sistema de explotación que pretende lucrarse a costa de la población y de las implicaciones climáticas y de subsistencia globales.

9 de Agosto. Día Internacional de los Pueblos Indígenas.

Los pueblos indígenas representan a más de 5000 grupos distintos en torno a 90 países del mundo, siendo más del 5% de la población mundial, herederos de prácticas culturales y vinculados de una forma especial al medio ambiente. Pero a pesar de todas sus diferencias, comparten grandes obstáculos: se les margina, excluye y se vulneran sus derechos más básicos, pudiendo no reconocerlos como pueblos tan siquiera.

Más allá de que se están consiguiendo avances y que es un problema que se está visualizando cada vez más, siguen haciendo falta grandes cambios para que los pueblos indígenas puedan disfrutar y ejercer sus derechos en la práctica.


*COPAE es una de las contrapartes de InspirAction en Guatemala, reconocida por su trabajo en cuanto a la soberanía de los pueblos y la defensa de su territorio, comprometida por la lucha del territorio de los pueblos indígenas.

**Nuestro trabajo en Bolivia a través de nuestras contrapartes, tales como el CIPCA, se centra en la protección y defensa de las comunidades forales indígenas en la Amazonía boliviana, cuyos derechos se ven cada vez más vulnerados ante la presión e intimidación para que renuncien a sus tierras. Nuestro trabajo se encuentra en el ojo de la tormenta, ya que el gobierno arremete contra las ONGs por obstaculizar los intereses de “desarrollo nacional” o “manipular” a las organizaciones territoriales para que se levanten contra el gobierno.