Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

Preocupación por la suspensión de forma unilateral de la COP25 en Chile

viernes, 8 de noviembre de 2019  Noticias InspirAction Cambio Climático
Desde la Coordinadora de ONGD y Alianza por el Clima, pedimos a Pedro Sánchez y a Teresa Ribera garantías de participación activa de la sociedad civil chilena e internacional en la COP 25.

Iniciamos un trabajo contrarreloj para generar espacios que garanticen la participación de la sociedad civil chilena y latinoamericana, de la juventud por el clima, de las poblaciones indígenas cuyas comunidades y cuerpos sufren la violencia ecológica, y de las mujeres que aseguran el sostenimiento de la vida y los entornos.

Hemos trasladado nuestra preocupación y la necesidad de poner en marcha medidas urgentes al Gobierno en funciones (cartas enviadas al presidente en funciones Pedro Sánchez, a la ministra de Transición ecológica Teresa Ribera, al ministro de Asuntos Exteriores Josep Borrell y a Cristina Gallach, Alta Comisionada para la Agenda 2030) tras la suspensión de forma unilateral de la COP 25 en Chile.

Preocupación ante las vulneraciones de derechos en Chile

La decisión del presidente Piñera ha sido criticada por la sociedad civil chilena que había manifestado su voluntad de que el encuentro internacional sirviera como oportunidad para denunciar las vulneraciones de derechos que se están produciendo en el país. Mostramos nuestra solidaridad y apoyo a las organizaciones sociales chilenas que durante muchos meses han preparado este encuentro, así como con los colectivos sociales de todo el mundo que han caminado durante mucho tiempo hacia esta cumbre que iba a celebrarse en Chile. Su presencia en la COP25 en Madrid es crucial para garantizar respuestas realistas a la emergencia climática que vivimos.

Urgencia por garantizar la presencia activa de la sociedad civil chilena e internacional en la COP 25

Organizar una cumbre de estas dimensiones en tan solo un mes es un enorme reto que puede suponer importantes riesgos. Un encuentro internacional de estas características exige la participación de actores de la sociedad civil cuya contribución es esencial para garantizar que se alcanzan objetivos ambiciosos ante la situación extrema que enfrenta el planeta. Corremos el riesgo de que esa participación se vea debilitada y, con ella, el resultado de la cumbre.

Iniciamos un trabajo contrarreloj para generar espacios que garanticen la participación de la sociedad civil chilena y latinoamericana, de la juventud por el clima, de las poblaciones indígenas cuyas comunidades y cuerpos sufren la violencia ecológica, y de las mujeres que aseguran el sostenimiento de la vida y los entornos.

Estas son algunas de las medidas que hemos solicitado: 

  • Diálogo con las embajadas de España en otros países para que se agilicen los trámites de expedición de visados.
  • Interlocución con compañías aéreas para que el cambio de billetes no suponga un coste adicional para las organizaciones sociales.
  • Garantía de espacios de participación en la cumbre –lo que supone gestión de espacios físicos específicos en el recinto de IFEMA.
  • Diálogo con las instituciones de transportes públicos de la Comunidad y el Ayuntamiento de Madrid para ofrecer traslado gratuito a quienes participen en la cumbre.

Estas cuestiones que son clave para asegurar que la sociedad civil cuenta con el espacio que le corresponde en esta Cumbre. De ello dependerá, en gran medida, el resultado de un encuentro internacional crucial para todo el planeta, nuestro presente y nuestro futuro.