Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

¿Por qué nos indignan más los ‘manteros’ que la evasión fiscal de Apple?

miércoles, 7 de septiembre de 2016  Blog España Justicia Fiscal     Plataforma por la Justicia Fiscal
Este post forma parte de la iniciativa Tax Justice Blogging Day (#taxjustice)

Los comerciantes y vecinos de la Barceloneta se han puesto este verano en pie de guerra contra el ‘top manta’ denunciando el grave perjuicio que suponía para el comercio de proximidad, la mala imagen para la ciudad de Barcelona y la pasividad de su alcaldesa Ada Colau ante el fenómeno.

Los medios han reflejado esta ola de indignación contra los vendedores ambulantes construyendo un relato que fomenta el miedo, la intolerancia y el racismo hacia estos inmigrantes procedentes en su mayoría de África subsahariana que se ven abocados al ‘top manta’ para sobrevivir.

Pero a los medios se les ha olvidado contarnos una parte importante de la historia: las multinacionales del lujo, a las que deberíamos defender por el dinero que dejan de ganar por las falsificaciones, se mueven como pez en el agua en el reino de la evasión fiscal. El trasatlántico del lujo LVMH, que aglutina marcas como Louis Vuitton, Dior, Loewe y Dom Pérignon entre otras, cuenta con 140 subsidiarias en paraísos fiscales. Seguro que muchos de los equipos directivos de estas grandes marcas de lujo se formaron en nuestra Universidad de la Evasión



No es justo condenar únicamente las malas prácticas de los falsificadores y mucho menos estigmatizar al eslabón más débil de la cadena -el inmigrante del ‘top manta’, sin exigir también a las multinacionales que paguen lo que deben y no recurran a la evasión fiscal: un delito de ricos a costa de los más pobres que perpetúa y aumenta las desigualdades.

 “Cerca de 800 millones de personas pasan hambre en el mundo, principalmente en los países llamados en desarrollo. No obstante, en estos países, al menos 250.000 millones de euros de ingresos fiscales desaparecen cada año en los paraísos fiscales, seis veces el importe anual necesario para luchar y vencer el hambre hasta 2025” argumenta Jerôme Duval, miembro del Comité para la Abolición de las Deudas Ilegítimas (CADTM).

Son cifras escandalosas que no suelen abrir telediarios, pero que deberían  indignarnos más aún que el ‘top manta’. Sin embargo, una gran parte de la ciudadanía sigue tolerando ese tipo de conductas como si fueran algo inherente al sistema y no pudiéramos hacer nada para combatirlas.

Desde InspirAction junto con el resto de organizaciones que formamos la Plataforma por la Justicia Fiscal seguiremos trabajando para que el próximo gobierno apruebe una Ley contra la Evasión y Elusión Fiscal. La histórica multa de 13.000 millones con la que Bruselas ha castigado a Apple es una buena noticia, pero queda un largo camino para acabar con la evasión y los paraísos fiscales. ¿Te unes a nuestra lucha?