Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

ODM, ¿reflejo descafeinado de la Declaración del Milenio?


Hoy comienza en Nueva York la Cumbre en la que se revisará el progreso de los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Una cita que tendrá consecuencias en la vida de millones de personas. Es ya evidente que vamos mal. Gran parte de los objetivos fijados para 2015 no van a cumplirse. ¿Pero qué son los ODM, en definitiva? ¿Por qué se adoptaron estos 8 objetivos, con estos indicadores concretos, y no otros? Haciendo un análisis un poco más profundo, más allá de los niveles de consecución alcanzados (o no), parece claro que la determinación de la Declaración del Milenio para combatir la desigualdad, promover la sostenibilidad y aumentar la participación ciudadana en las decisiones políticas apenas está presente en los ocho ODM. Los ODM fueron creados en base a los principios consagrados en esta Declaración, firmada por 189 jefes de Estado en 2000. Sin embargo, hay un claro desfase entre la ambición radical de la Declaración del Milenio y la  formulación operativa de los ODM. Mientras que la Declaración del Milenio reconocía que la pobreza es un fenómeno complejo, basado en la falta de poder, no sólo económico si no también social y político, los ODM se han centrado en las necesidades y no en las causas, debilitando este mensaje clave. Para luchar contra la pobreza hacen falta cambios estructurales que combatan las causas que la motivan, y no sólo medidas que trabajen sobre sus consecuencias. Sin embargo, los ODM, tal y como están planteados, no tienen en cuenta ni causas, ni aspectos como la desigualdad, la sostenibilidad y la importancia de que la gente común tenga voz y voto en las decisiones que les afectan Es cierto que se ha producido un avance positivo hacia la solución de algunas necesidades urgentes, como el acceso al agua potable o la igualdad de género en la educación. Sin embargo, el progreso ha sido muy lento en algunas áreas, como la salud materno infantil, la lucha contra el hambre o el acceso a servicios de saneamiento. Es cierto es que a pesar de sus errores de enfoque, en estos momentos los ODM son la única iniciativa global destinada a la lucha contra la pobreza, y suponen la única esperanza de un avance conjunto y significativo, por lo que seguir trabajando hacia su consecución es fundamental... Sin olvidar que hay mucho que mejorar. Imagen: Siam Curry (c) InspirAction

Noticias relacionadas
Proyectos relacionados