Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

Muros inhumanos por tierra, mar y aire

jueves, 2 de febrero de 2017  Blog Construyendo Paz

2017-02-02-Trump-migracion-t300Hace dos semanas despertábamos con la noticia de que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, quería empezar a desarrollar su plan para construir un muro fronterizo con su estado vecino, México y tan sólo unos días después hemos conocido que ha firmado una orden ejecutiva para  detener todas las admisiones de refugiados y prohibir la entrada temporalmente a los habitantes de siete países: Libia, Irán, Irak, Siria, Somalia, Sudán, y Yemen, entre otras medidas de control migratorio. Trump pretende construir muros en el cielo para que determinadas personas de otras nacionalidades y creencias no puedan entrar en suelo americano. 

Es bastante obvio que los países recogidos en este decreto son de mayoría musulmana, lo que supone una discriminación por la fe que profesan estos países. "Hace seis décadas nos reunimos para establecer leyes internacionales para evitar repetir los horrores experimentados por millones de personas durante las dos primeras guerras mundiales. El Presidente Trump ahora está destruyendo el principio de que toda persona, independientemente de su fe o nacionalidad, tiene derecho a buscar protección y refugio” comenta nuestro compañero Tom Viita del departamento de Incidencia política en InspirAction.

Se hace necesario por lo tanto que los líderes mundiales y la gente común se posicione contra los intentos de Trump de destruir las libertades ganadas y los derechos humanos. Las manifestaciones en contra de este decreto han estado en la calle desde que se supo la noticia. Diplomáticos, personal de la administración e incluso desde las filas de su propio partido se han posicionado en contra de una medida tan discriminatoria que podría chocar incluso con la constitución del país.

Pero el Presidente Trump no es el único que tiene una abominable actitud hacia los refugiados. Estamos viviendo la normalización de una retórica cada vez más hostil hacia las personas cuyo sufrimiento está, francamente, más allá de lo que la mayoría de nosotros podemos imaginar. Por eso ningún Estado puede ser tibio a la hora de hacer declaraciones que rechacen este tipo de decretos. De hecho, más de un gobierno europeo debería mirarse su paja en el ojo a la hora de hacer declaraciones, porque también existen muros fuera de Estados Unidos, físicos y virtuales.

Más de once millones de personas de Siria han sido desplazadas de sus hogares debido al derramamiento de sangre de la guerra civil de seis años en el país y la realidad es que la mayoría de los refugiados sirios son acogidos en y por los países en desarrollo. Las naciones ricas, incluyendo los Estados europeos y los EEUU, no deben hacer abandonar a las personas que necesitan desesperadamente su ayuda. El reasentamiento de los refugiados es parte del camino hacia la paz.

Desde InspirAction seguiremos trabajando  a través de nuestros  socios locales en todo el mundo para apoyar a las comunidades de refugiados desplazados por los conflictos. En Europa, abogamos por soluciones prácticas a largo plazo para el desplazamiento mundial, incluido el reasentamiento y reubicación de refugiados, así como una mayor inversión para abordar las causas profundas del desplazamiento en todo el mundo.