Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

Montañas de riqueza y pobreza


Naciones Unidas declara hace 10 años, el 11 de diciembre, el Día Internacional de las Montañas, y este año destaca el papel que cumplen las Montañas como clave para un futuro sostenible.

Un día que seguramente pocas personas, incluso muy pocos políticos o Ministros de Medioambiente tendrán marcado en su agenda. Sin embargo, un día para recordar que las montañas son imprescindibles para la vida, son una de las principales fuentes de generación de biodiversidad del Planeta y de su conservación depende nuestro presente y futuro.

Flickr: Montañas las claves para un futuro sostenible

Una de cada 10 personas vive en las Montañas. Sus pueblos son los principales defensores de estos imprescindibles ecosistemas que enfrentan actualmente la amenaza continua de nuestro destructivo modelo de vida que a cada paso incrementa el Cambio climático y sus consecuencias.

Tan solo en las montañas de Perú encontramos el 70% de los glaciares tropicales andinos. Unos glaciares que a consecuencia del Cambio climático se están reduciendo incluso más rápido que en el Himalaya y provocando que las comunidades que dependen del agua de su deshielo vivan en un continuo riesgo de sequía. En estas montañas sobreviven comunidades casi invisibles e inalcanzables que a menudo son marginadas. Ellos son guardianes de las montañas que con sus conocimientos ancestrales y sus tradiciones, permiten que aún se conserven estos hábitats imprescindibles.

Pero para ellos, las vulnerabilidades a corto y medio plazo están también latentes. Para las comunidades que dependen de la agricultura, los cambios en los patrones de precipitación, las temperaturas crecientes y la falta de agua ponen en riesgo sus cultivos y con ellos, la su seguridad alimentaria y su salud. Para los que viven por encima de la línea de cultivo y que dependen totalmente de las tierras de pastoreo con alpacas y llamas, el agua es la clave de su supervivencia.

Los guardianes de las montañas

La organización InspirAction es consciente de la importancia de trabajar junto a estas comunidades que sufren injustamente las consecuencias del Cambio climático y que son a su vez la clave para luchar contra él.

A unos 5.000 metros sobre el nivel del mar encontramos la comunidad de Phinaya, en la región de Pitumarca. A esta altura, ni si quiera crece la patata, base del sustento para la mayoría de las comunidades andinas. Para sobrevivir, los habitantes de Phinaya viven del pastoreo de alpacas y la venta de la lana que esquilan. Estas lejanas comunidades que ahora luchan contra la falta de agua, también tienen que luchar contra la extorsión de los compradores de fibra que a menudo se aprovechan de su vulnerable situación para pagar un precio mucho menor que el del mercado. La organización InspirAction, a través de su contraparte ETC Andes, trabaja por la resiliencia de muchas de estas comunidades, productoras de alpaca, ofreciendo capacitación no solo para que puedan mejorar la calidad de su producto, si no para que conozcan sus derechos y juntos puedan trabajar para defenderlos y tener un mejor acceso al mercado vendiendo la lana por un precio justo que les permita vivir.

Hoy, es el Día Internacional de las Montañas, un día para reflexionar sobre la fragilidad de estos ecosistemas que estamos poniendo en riesgo y para hacer un especial énfasis en la importancia de trabajar por el desarrollo sostenible de las comunidades que las habitan y que, sin duda, ayudan a su supervivencia.

Te invitamos a escuchar la voz de los alpaqueros.


Noticias relacionadas
Proyectos relacionados