Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

Las represas, los ríos, la vida

viernes, 14 de marzo de 2014  Blog Cambio Climático     Derechos Humanos, Transparencia, Ecología

Hoy se celebra el Día Internacional de Lucha Contra las Represas, por los Ríos, por el Agua y por la Vida, una jornada muy especial para nuestra coparte brasileña el Movimiento de Afectados por Represas (MAB). La cadena productiva de la energía, que implica desde la construcción de hidroeléctricas, a la generación, transmisión y distribución de electricidad, es extremadamente rentable, especialmente cuando se lleva a cabo con pocos escrúpulos o respeto hacia las poblaciones afectadas. En efecto, la energía se ha vuelto un elemento central en la lógica de la producción capitalista. En este proceso, las corporaciones internacionales utilizan con frecuencia recursos públicos. La privatización del sector eléctrico brasileño representó la transferencia del patrimonio público nacional y de un conjunto de trabajadores altamente productivos al capital privado. ¿Suena a algo conocido? Como aquí, en Brasil las alianzas público privadas y el sector privado como tal se benefician así de los recursos de todos sin que los resultados de sus actividades lleguen a poder ser disfrutados a precios asequibles por los dueños legítimos de los recursos naturales. Frente a esto, organizaciones como el MAB intentan dar continuidad a las luchas locales, nacionales e internacionales, organizando a los afectados por represas y a los trabajadores del sector energético, para hacer frente a los impactos que estos megaproyectos están teniendo en los más vulnerables. Este año es especialmente importante en este sentido, ya que Perú, el segundo país en potencial hídrico de América Latina, acogerá en diciembre la celebración de la vigésima Conferencia de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) sobre el Cambio Climático. Esta Cumbre antecede a la COP-21 de París, en la cual los países definirán nuevas reglas para un acuerdo global sobre el clima. Además, durante este año tendrán lugar las elecciones presidenciales en diversos países latinoamericanos, incluido Brasil. Las grandes corporaciones tienen por supuesto intereses partidistas en las elecciones, ya que al final son los dirigentes políticos los que facilitarán sus iniciativas. Brasil es un país con una gran extensión territorial susceptible de ser explotada por unos pocos; por ello, organizaciones como el MAB intentan llamar la atención de la sociedad mundial en un intento de que estas inversiones respeten los derechos de la naturaleza y de los grupos humanos presentes en estos territorios. Está en nuestras manos la tarea de construir un nuevo proyecto energético donde el agua y la energía no sean mercancías y la riqueza generada esté al servicio de todos y no de unos pocos. Hoy, 14 de marzo, las poblaciones afectadas por represas de todo el mundo denunciarán el dañino impacto de un modelo energético que históricamente ha causado graves consecuencias sociales, económicas, culturales y ambientales. ¡Buena jornada de lucha para todos y todas!