Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

Las personas defensoras de Derechos Humanos son una piedra angular del Desarrollo Sostenible

lunes, 17 de diciembre de 2018  Noticias InspirAction

Junto con numerosas organizaciones de la sociedad civil. con las que formamos la Red de Defensoras, apelamos a los líderes políticos a exigir el respeto a los derechos humanos y la protección de sus defensores en las políticas de cooperación al desarrollo.
Las luchas comunitarias y colectivas de las personas y organizaciones defensoras de derechos humanos son esenciales para la realización del derecho al desarrollo. Por  eso, en una iniciativa promovida por Front Line Defenders, hemos enviado un mensaje a dirigentes políticos en el que les instamos a garantizar que todos los proyectos de cooperación, también los financiados por instituciones financieras de desarrollo, defiendan y protejan los derechos humanos y a quienes los defienden. Y, lamentablemente, esto no ocurre así siempre. Hay políticas incoherentes promovidas por instituciones financieras de desarrollo como "medidas de austeridad que resultan en la pérdida de
acceso a servicios esenciales, reformas comerciales que exacerban el acaparamiento de tierras, y, en general, la imposición de proyectos o políticas de desarrollo que no atienden a criterios de sostenibilidad medioambiental, conflictividad social e impactos de derechos humanos de las poblaciones afectadas".

Como se afirma en la misiva, firmada, entre otras, por Amigos de la Tierra, CEAR, AIETI, APDHE, Brigadas Internacionales de Paz, la Coordinadora de ONGD, Frontline Defenders y la Fundación Abogacía Española, "a  pesar de la creciente conciencia del papel de las personas defensoras de los derechos humanos en el desarrollo sostenible, el costo humano de la defensa de los derechos sigue siendo inaceptablemente alto". De gh en 2017, al menos 312 defensores/as de derechos humanos fueron asesinados/as, 67 por ciento de los cuales trabajaban en defensa de la tierra y el territorio en el contexto de grandes inversiones, industrias extractivas y grandes negocios. "Para las mujeres defensoras y para los colectivos que enfrentan discriminaciones históricas basadas en el género, la raza, la identidad sexual, y la religión, entre otras, los riesgos son aún más agudos, y enfrentan mayores obstáculos para la participación pública y política".

Puedes leer la carta completa en documentos adjuntos al final de este texto. 

(En la imagen: Iginia, indígena emberá de Colombia que resistió a un megaproyecto minero en su comunidad). 
Documentos Adjuntos