Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

La basura que vale millones

miércoles, 10 de mayo de 2017  Blog Salud
La gran amenaza de los E-Waste.

Cada año producimos 7kg de residuos electrónicos por persona pero, ¿qué ocurre con ellos?

Son los conocidos como basura o residuos eléctricos o electrónicos, tratándose tanto de los aparatos que necesitan corriente eléctrica o campos electromagnéticos para funcionar como aquellos que son necesarios para la generación, transmisión o medición de las esas mismas corrientes o campos.

Son, por ejemplo, aparatos cotidianos, tanto grandes como pequeños electrodomésticos, los teléfonos móviles, las tablets, los portátiles, las televisiones, las pantallas, los cables, etc.

Según datos del PNUMA, producimos casi 50 millones de toneladas métricas de residuos electrónicos  al año, unos 7kg por habitante del planeta. Para hacernos una idea, una tonelada de residuos electrónicos equivaldría aproximadamente a 37 televisores, 135 ordenadores de sobremesa, 8.000 teléfonos móviles y 3.333 teclados. En este mapa interactivo podemos observar cuánto produjo cada país durante el 2014.

De esas 50 toneladas, menos del 20% es correctamente reciclado, por lo que más de 40 toneladas de residuos acaban en lo que conocemos como vertederos electrónicos, que se suelen encontrar en países en vías de desarrollo donde una parte de la población, sobre todo en Asia o en países como Nigeria o Ghana, normalmente niños y niñas, extraen aquellos materiales que pueden ser útiles (como el cobre o aluminio de los cables) y el resto se quema a cielo abierto. De esta manera, quedan expuestos a unos niveles de contaminación, que son inaceptables dentro de la Unión Europea, y ven afectado su sistema nervioso y desarrollo cerebral.

10-05-2017E-WasteA pesar de que existen las empresas que ofrecen sus servicios como recicladores informáticos, no es oro todo lo que reluce, pues debido a la normativa europea que exige un tratamiento de dichos residuos, las empresas se lucran de aquellos dispositivos o elementos que aún se consideran en buen estado y el resto, lo inútil o inservible que es gran parte, se exporta creando estos vertederos. Por ejemplo, en Estados Unidos se estima que entre el 50-80% de lo recogido acaba en países de Asia o África.

Y es que dichos residuos son altamente contaminantes si no son tratados de la forma adecuada, debido a que contienen metales peligrosos tales como el cromo que resulta ser cancerígeno; el cadmio que daña a los huesos y riñones; el arsénico que es causante de lesiones cerebrales o cardiovasculares o como el mercurio, que es altamente tóxico para nuestro sistema circulatorio y nervioso.

A nivel medioambiental ya está comenzando a sonar la alarma, pues la degradación o eliminación por incineración de estos aparatos producen contaminación del aire, del agua y de la tierra.

En terreno español

En España, según datos recogidos por EUROSTAT, en 2014 cada habitante generó 435 kg de residuos electrónicos , reciclándose tan sólo el 33%, el 12% fue incinerado y el resto cayó en vertederos, independientemente de si los aparatos contienen productos peligrosos o altamente contaminantes. Superando así las 750 toneladas en conjunto, lo que podría equivaler a miles de neveras, frigoríficos, televisores que acaban siendo desguazados en plantas no autorizadas, pues los transportistas reciben mayor compensación que en una legal donde se tratan los residuos de manera que no sean contaminante, o recogido por personas o incluso mafias que se encargan de extraer lo “importante” y abandonan el resto en plena calle.

La situación en Latinoamérica

10-05-2017E-Waste1-t300Según el análisis realizado el Instituto de Estudios Avanzados sobre la Sostenibilidad de la Universidad de Naciones Unidas (UNU-IAS) y la GSMA, para 2018 se estima que los latinoamericanos generarán 4795 kilo-toneladas de residuos electrónicos, lo que supone un crecimiento del 22,82% respecto al año 2014 y casi un 70% más que en el 2009, mientras que a nivel global se espera un crecimiento del 55%.

Y es que como dice el informe, el estilo de vida de la mayoría de la población depende cada vez más y más de los productos electrónicos, tanto en los que conocemos como desarrollados como en desarrollo.


Nuestro consumo marca las pautas

La basura electrónica o E-Waste es un fenómeno que nos afecta a todas las personas del planeta, ya sea en términos ambientales, sociales o de la salud. Por ello, tenemos que tomar cartas en el asunto y no esperar a que sea demasiado tarde.

Todos y todas hemos oído hablar de la obsolescencia programada y que no es un hecho casual, si no causal, lo que nos señala que una producción enfocada a la sostenibilidad y eficacia es posible. Es vital ser conscientes de que extender la vida útil de los aparatos reduce la enorme huella ecológica producida por la producción y que algunos dispositivos pueden volver a darse uso.

¿Qué puedes hacer tú?

  • Reclama una mejora en la gestión y el tratamiento de los residuos.

Conociendo que se tratan de materiales valiosos y cada vez más escasos, que son, a su vez son nocivos para el ser humano y nuestro planeta, la recuperación y el correctocto tratamiento nos permitiría recuperarlos como recursos secundarios, reduciendo la propia necesidad de extracción. Debemos pedir a nuestros representantes que tomen las medidas pertinentes para paliar los errores y problemas que estamos provocando en el planeta.

  • Realiza un consumo responsable.

Es el granito de arena que podemos aportar en nuestro día a día. Cada vez que compremos o tiremos algo, saber de dónde viene y a dónde va.

10-05-2017E-Waste2

  • Conoce, indaga, descubre, difunde.

Lleva el debate a la calle, cuestiónate nuestro sistema de consumo, lucha por un mundo con oportunidades para el futuro.

Forma parte del cambio.



Imagen de portada: Vertedero electrónico en Guiyu, China. Natalie Behring-Chisholm