Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

Justicia climática demandada por la Juventud

lunes, 7 de diciembre de 2009  Blog

(Emilio del Instituto Pradolongo posa delante del poster de campaña diseñado por su profesora para apoyar la iniciativa de InspirAction, La Bola de Bolsas. Sus estudiantes participaron en esta iniciativa, y de este modo ayudaron a InspirAction a tratar de batir el récord mundial de la bola de bolsas de plástico más grande del mundo.) Fue una experiencia sin igual. A última hora del viernes pasado, acudí al Instituto Pradolongo en el barrio madrileño de Usera, para hablar y debatir en nombre de InspirAction con los estudiantes de dos clases juntadas especialmente para el encuentro sobre el cambio climático, y la lucha por la justicia. El nivel de implicación fue sobre todo esperanzador. Si todas y todos vieramos el mundo como lo ven los niños, y fueramos coherentes con nuestra visión, quizá las injusticias sociales a las que tantos millones son sometidos a diario desaparecerían. No sería un mundo perfecto, pero sí más justo sin duda. ¿Y porqué me llevé esta impresión? Os relato algunas de las visiones que compartieron entre risas las niñas y los niños del instituto... Comenzamos la tarde con una breve introducción a las causas del calentamiento global. Y no tengo duda de que, pese a la ocasional crítica de algunos de una supuesta falta de sensibilización de la ciudadanía en torno al cambio climático, todas y todos los niños presentes en el encuentro InspirAction-Pradolongo sabían de sobra qué es lo que causa el calentamiento global. "Y si la tierra se calienta demasiado, nos morimos todos," fue la sobria intervención de Iván. Una vez habíamos cubierto los aspectos más puramente ambientales del debate, entramos en la cuestión más amplia de: ¿porqué hablamos de justicia climática? ¿Y qué podemos hacer para lograrla? Y esta fue la parte más bonita del encuentro, de la que más me llevé sorpresas y a su vez, esperanza. Porque mientras algunos niños comenzaron por transmitir el frecuente sentimiento de intimidación ante la enormidad de las injusticias a las que nos enfrentamos en nuestro día a día, con un "una persona no puede cambiar el mundo sola," o con un "siempre ha sido así; siempre ha habido gente machacada," la misma sensibilidad tan humana daba voz a la indignación rebelde que tod@s llevamos dentro, una rebeldía que si se pone en movimiento, llegaremos más lejos de lo que jamás nos podríamos imaginar. ¿La clave? El reconocimiento de una injusticia. Los niños y niñas que estudian en el Pradolongo son jóvenes y les queda mucho por aprender, pero reconocían sin pestañear que inherente en el cambio climático hay una gran injusticia. Los pobres, "que quizá están más preparados para luchar para sobrevivir porque están acostumbrados a hacerlo", son los que pagan el precio por el cambio climático que han causado en su mayor parte los estados más ricos y poderosos. Y pese a esta inequidad, los niños tienen la suficiente claridad mental para no transformar su rebeldía en venganza. "Porque al final, el peligro que conlleva el cambio climático nos afecta a todos." Es decir, los desastres naturales que cada vez son más frecuentes e intensos no distinguen entre rico y pobre. Acabamos el encuentro con un compromiso de volver a vernos en Madrid el 12 de diciembre, día en el que InspirAction presentará al mundo su gran Bola de Bolsas, e intentará batir el récord Guinness, y en el que nos sumaremos al resto de los integrantes de Coalición Clima junto con la Plataforma Ciudadana contra el Cambio Climático para exigir un acuerdo justo, efectivo y vinculante en Copenhague, cumbre que comenzó hoy mismo y hacia la cual dedicamos los integrantes de la sociedad civil global tanta expectativa para poner fin, de una vez por todas, a los excesos que nos han llevado a temer por nada menos que por la supervivencia de la humanidad. ¡Únete a la acción! Ven a la concentración del sábado que viene: Fecha/hora: Sábado, 12 de diciembre Lugar: Plaza del Museo Reina Sofía, Madrid Si no puedes asistir danos tu apoyo firmando nuestra petición de Justicia Climática!