Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

¿Es posible construir una paz duradera en Colombia dejando sin voz a más de la mitad de la población?

martes, 22 de octubre de 2019  Noticias InspirAction Colombia Construyendo Paz

Un hito para el feminismo latinoamericano: las 122 medidas con enfoque de género incluidas en el Acuerdo de Paz colombiano lo han convertido en uno de los más avanzados a nivel mundial en materia de incorporación de los derechos de las mujeres y el reconocimiento de los impactos diferenciados de la guerra. “Se trata de un bien público que nos llena de orgullo; es un legado que como sociedad civil colombiana dejamos a otros procesos de paz y que permitirá cerrar las brechas de género” insiste Claudia Mejía Duque, directora de la ONG Sisma Mujer.

Casi tres años después de su firma, es importante revisar lo alcanzado y asegurar que los elementos incluidos en el Acuerdo no quedan en papel mojado. Las organizaciones de mujeres que tanto han luchado por llegar hasta aquí insisten en que, a pesar de las dificultades inherentes a cualquier proceso de paz, el resultado general es alentador. Pero alertan: es necesaria una mayor dotación presupuestaria que permita acelerar la puesta en marcha de las medidas de género, de manera especial las que tienen que ver con la paridad en todas las instancias de construcción de la paz (verificación y seguimiento del Acuerdo, así como en el plan marco de implementación).



Sin esta apuesta clara por construir esos espacios paritarios de participación, difícilmente podrá construirse una paz duradera y seguiríamos dejando sin voz a más de la mitad de la población. Un 48% de las víctimas del conflicto armado son mujeres y un 52% de las casi 8 millones de personas desplazadas también son mujeres. Sus historias no pueden permanecer invisibles y sus voces tienen que estar presentes en todos los espacios organizados para transitar hacia una paz sostenible en Colombia. Los avances en participación política son de momento insuficientes y también queda mucho camino por recorrer en las medidas de género contempladas en lo relativo a la reforma rural integral y la solución al problema de las drogas ilícitas.

“Es necesario que continúe el apoyo internacional a todos los niveles para que el proceso de paz siga avanzando, a pesar de las dificultades” insistía Claudia Mejía Duque en una reciente gira por Madrid, Bruselas y Dublín en la que tuvo ocasión de reunirse con diferentes decisores políticos para expresar la necesidad de dialogar de manera permanente con el ejecutivo colombiano. Es clave el cumplimiento integral del Acuerdo de Paz y de manera específica las medidas de género y urge la puesta en marcha de un plan de trabajo que aterrice en medidas concretas el programa integral de garantías para mujeres lideresas y defensoras de DDHH.