Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

El Cambio Climático causa víctimas mortales


Nick Guttmann, nuestro Jefe de Ayuda Humanitaria que viajó a Nepal para supervisar los esfuerzos de socorro de InspirAction y que experimentó el segundo terremoto a apenas 60 kilómetros de distancia del epicentro, nos contaba hace unos días que alguien le había preguntado “¿Qué le está pasando a Nepal?, ¿Cuándo va a terminar esto?”. Esa misma pregunta le ha pasado por la cabeza a muchos, ¿por qué sucede esto? Cualquier estudiante de geografía podría explicarnos que el origen de los terremotos en Nepal está en que las enormes placas tectónicas que componen la superficie de la tierra se sentían incómodas y se movieron. Aunque no muchos sabrían que lo que les producía esta incomodidad era el flujo de las aguas pluviales en los grandes deltas de los ríos de la India y Bangladesh porque las presionaban. Hace 20.000 años que la corteza terrestre comenzó a desestabilizarse, las capas de hielo comenzaron a derretirse y a moverse. Desde el final de la edad del hielo, las fallas sísmicas están inquietas. Las grietas en la corteza que recorren la cordillera del Himalaya son una prueba de ello, y la corteza es muy sensible a pequeños cambios de presión ocasionados por cambios climáticos. Esta explicación causal de lo que ha pasado en Nepal ha hecho a muchos científicos confirmar que el cambio climático tiene una relación directa con los desastres naturales. Un grupo de geólogos y geofísicos de la Universidad College de Londres han sido capaces de predecir extremos acontecimientos geológicos como las erupciones de los volcanes Villarrica y Calbuco en Chile, y los terremotos de Nepal de hace unos días. Según el profesor Bill McGuire, los terremotos en Nepal y las otras catástrofes naturales son las primeras consecuencias de cómo el cambio climático está afectando a las capas tectónicas de la tierra. “Hay un vínculo cercano entre el calentamiento global y el movimiento de las placas tectónicas bajo la superficie que causan los terremotos y las erupciones. Las variaciones de tensión son como la presión de un apretón de manos en términos geológicos y pueden desencadenar  un terremoto si la falla está lista, explicaba el profesor McGuire al periódico digital Newsweek. La experta en protección del clima, Dominique Bourg, afirmaba en una conferencia en la Universidad de Lausana, que los cambios que están ocurriendo en nuestro medio ambiente cambian toda la vida de la humanidad. “Si comparamos el momento actual con el comienzo de la revolución industrial, el dióxido de carbono en la atmósfera ha aumentado un 40%. En aquella época no se produjeron cambios de mucha importancia, así como desde la década de 1830 hasta la actualidad. Además, la masa de compuestos de nitrógeno y fósforo es tres veces mayor que en el comienzo de las actividades humanas. Está claro que si a lo largo de millones de años no hubo muchos cambios y de repente hay muchos cambios bruscos, eso significa que en la Tierra está sucediendo algo importante”, explicaba Bourg durante su conferencia. Muchos expertos predecían lo que ha sucedido en Nepal. El Himalaya en sí mismo es el resultado de los daños colaterales de los empujones entre las dos partes del continente asiático. En Nepal ha habido terremotos durante al menos 700 años y este último ha sido una repetición casi exacta del que en 1934 mató a 16.000 personas. Lo que los científicos no sabían era que la lluvia que llena los ríos que nacen en el Himalaya y se extiende hasta el mar de Bengala tiene un efecto definitivo en este proceso. El doctor Pierre Bettinelli fue el primer científico en demostrar en 2007 que el agua de la lluvia del monzón afecta a los terremotos en el Himalaya, y ahora estamos viendo como el cambio climático está causando enormes e inquietantes cambios en el tamaño y la forma de los monzones del sur de Asia. Este año el monzón se ha adelantado y a la tragedia de los nepalís supervivientes que han tenido que abandonar sus hogares tras el terremoto se le suma el riesgo de propagación de enfermedades contagiosas que provocan las lluvias en lugares donde hay mucha gente refugiada. La catástrofe de Nepal muestra la relación entre desarrollo, clima y desastres. Al igual que pasa en nuestro país que cada año el verano empieza o demasiado pronto o con mucho retraso, en Nepal el monzón llega o antes de tiempo o muy tarde y las lluvias irregulares y la cantidad de agua pueden ocasionar inundaciones que pondrían en peligro a la población y los cultivos. El cambio climático no solo es la causa de que se produzcan estás catástrofes sino que además dificulta la recuperación del desastre. Es urgente que los Objetivos de Desarrollo Sostenible aborde el problema del cambio climático como la mayor amenaza para la erradicación de la pobreza y el desarrollo sostenible. A finales de este año 2015, los gobiernos de 196 países se reunirán en París para firmar un nuevo acuerdo sobre el cambio climático, pero ¿qué posibilidades hay de que este acuerdo sea significativo y marque una diferencia de acción climática en la práctica? Desde InspirAction llevamos tiempo llamando la atención de los gobiernos para que este año en la COP 21 de París se alcancen un acuerdo global y ambicioso, y que se pongan todos los medios para llevarlo a la práctica. La Cumbre Climática Mundial COP 20 de Lima de 2014 finalizó con un acuerdo débil, este año no nos podemos permitir el mismo resultado, el cambio climático ya está causando víctimas mortales, no hay tiempo que perder.