Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

¿De qué huye la caravana de migrantes en Centroamérica?

¿Qué es lo que deben hacer los Estados?

En despachos acomodados se suceden las discusiones sobre los intereses políticos que pudieran haber sido detonantes de la caravana de migrantes que partió hace ya días de Honduras. Discusiones que se alejan de la realidad más cruda y objetiva: la caravana de migrantes de Centroamérica es el reflejo de una grave crisis humanitaria.

Según la OIM, más de 7,000 personas de la región se dirigen hacia la frontera con los Estados Unidos, el 35% de las personas migrantes son niños y niñas.

El Centro de Investigación y Promoción de los Derechos Humanos (CIPRODEH), nuestra organización socia en Honduras, lideró recientemente una audiencia temática en la 169 sesión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). En la sesión, expresó su preocupación por la situación de las personas desplazadas que han huido de sus hogares debido a la violencia generalizada en el país y que, como resultado de la falta de protección del estado de Honduras a las víctimas, terminan buscando protección internacional fuera de los países del Triángulo del Norte (Honduras, El Salvador y Guatemala) de América Central.

Para InspirAction la trágica situación que están viviendo estos miles de personas que se ven expulsadas de sus hogares, es lo más importante y expresamos nuestra solidaridad con todas ellas, incluidas las personas solicitantes de asilo y migrantes forzosas. Es urgente que los Estados y las organizaciones internacionales garanticen los derechos de las personas que huyen de sus hogares. Estas familias y personas se desplazan porque huyen de la violencia, la pobreza, la marginación, el cambio climático y los desastres naturales que continuamente les acechan. Son personas vulnerables, incluidos niños, niñas y personas discapacitadas. Caminan durante días soportando temperaturas elevadas.

Según nuestra organización socia local CASM el viaje que han emprendido estas personas está siendo demoledor: “Dada la gran cantidad de personas que huyen, de los cuales el 35% son niños, niñas y personas vulnerables, incluidas personas ancianas, mujeres embarazadas y personas con discapacidad, la situación es una crisis humanitaria que necesita una respuesta urgente. La mayoría de las personas en la caravana caminan durante días y horas, algunas están heridas, los niños y niñas sufren diarrea, vómitos, insolaciones y desmayos debido a las dificultades del viaje".

Esta crisis debe abordarse desde un enfoque integral y global de los derechos humanos que no solo tome en cuenta los derechos de las personas refugiadas, solicitantes de asilo y/o migrantes, sino también los de las personas desplazadas internas de conformidad con los Principios Rectores Internacionales sobre Desplazamientos Internos. En un contexto de aumento de desplazamientos y migrantes forzosos en el contexto de las Américas, los Estados miembros de la Organización de los Estados Americanos deben considerar con urgencia la posibilidad de promulgar un instrumento regional como la Convención de Kampala y el Protocolo sobre la protección y asistencia a los desplazados internos en África. En el vigésimo aniversario de los Principios Rectores de los Desplazamientos Internos, este llamado a la acción no solo es oportuno, sino de suma importancia.

Desde InspirAction, hacemos un llamamiento a todas las autoridades para evitar las deportaciones masivas y cumplir con los principios del derecho humanitario. Los países tienen la obligación de garantizar el paso seguro de las personas, proteger la vida y los derechos de las personas migrantes y estudiar cada caso individualmente.

 Esta crisis pone de relieve el rotundo fracaso de las políticas económicas, sociales y migratorias en el marco del neoliberalismo. También destaca la necesidad de una revisión exhaustiva de las políticas de seguridad de la región y, específicamente, la necesidad de revisar la política de guerra contra las drogas, que se encuentra en el centro de la violencia y el desplazamiento forzado en la región.

Photo by Sean Hawkey for ACT Alliance