Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

¿Cuántos kilómetros hay que recorrer para escapar del cambio climático?

viernes, 16 de diciembre de 2016  Blog Cambio Climático     Consecuencias Cambio climático

De momento construimos muros y vallas para poner freno a la migración. Pero, ¿acaso podremos construir un muro para retener el cambio climático? La respuesta es no, el cambio climático no se detiene ante fronteras.

2016-12-16-MigrantesClimaticos 

Según  ACNUR en 2010 hubo más de 50 millones de migrantes climáticos. Personas que se ven forzadas a abandonar sus hogares porque la tierra ha dicho “¡basta!”. Porque vivimos en un mundo que, a marchas forzadas, avanza sobreexplotando los recursos naturales de la tierra, generando un modelo de producción y consumo insostenible, que tiene sus consecuencias.

Ya en 1990 el IPCC (Grupo de Expertos sobre el Cambio Climático) avisó de que el mayor impacto del Cambio climático sería el aumento exponencial de los movimientos migratorios. ¿Alguien ha oído hablar de algún gran pacto internacional para atender a estas personas? No, yo tampoco.

En el año 2000 la Asamblea General de Naciones Unidas ante el “número elevado y cada vez mayor de emigrantes que existe en el mundo. Alentada por el creciente interés de la comunidad internacional en proteger efectiva y plenamente los derechos humanos de todos los migrantes” decidió celebrar cada 18 de diciembre el Día Internacional del Migrante. Y aquí estamos, 16 años después, en medio de una de las mayores crisis migratorias de la historia y sin respuesta para los millones de personas que, por unas u otras causas, se ven obligadas a abandonar sus hogares.

Las migraciones climáticas o por causas ambientales son aquellas en las que la causa principal del desplazamiento – aunque no necesaria ni generalmente la única - es una degradación o cambio medioambiental que afecta negativamente a las condiciones de vida de las personas que migran. En ocasiones, estos cambios se muestran en forma de fenómenos climáticos de alta intensidad, no siempre relacionados con el cambio climático, como terremotos, huracanes o erupciones volcánicas. En otras ocasiones, sin embargo, los cambios en el medioambiente se producen de forma gradual, como el aumento del nivel del mar, la desertificación o la deforestación, a menudo ligadas a la sobreexplotación de los recursos naturales llevada a cabo por megaproyectos industriales.

En cualquiera de estos dos casos, el resultado es el desplazamiento forzado de millones de personas que, en la actualidad, no cuentan con un estatus internacional reconocido que asegure su protección. Esto es algo – como mínimo – alarmante, teniendo en cuenta que para 2050 podría haber entre 200 y 1000 millones de personas en todo el mundo desplazadas como consecuencia de los cambios en el medioambiente, según las predicciones de ACNUR.  

 

No hay fronteras para el Cambio Climático

Las historias que nos llegan de las islas del Pacífico que están siendo engullidas por la subida del nivel del mar o de comunidades africanas en países como Sudán, que se desplazan a los cascos urbanos ante la desertificación de sus tierras nos parecen lejanas y ajenas, al producirse en países considerados más vulnerables y muy distintos al nuestro. Pero son historias no tan diferentes de las que un día podremos escuchar en nuestro entorno más cercano, cuando los agricultores migren hacia las ciudades ante la falta de cosechas fértiles y de agua disponible, o la industria turística se vea golpeada por la degradación de las playas y zonas costeras. Todos los datos apuntan a que España es ya el país europeo más vulnerable al cambio climático y, por lo tanto, es muy probable que, un día, el cambio climático también afecte a la forma en la que tú y yo vivimos. No importará los kilómetros que huyamos entonces, si no le hemos plantamos cara al cambio climático.

Para ello, la voluntad política es fundamental. El Acuerdo de París firmado por 195 países de todo el mundo es un gran paso para la lucha por la mitigación y la adaptación al cambio climático pero ahora es imprescindible que los países tomen medidas a nivel nacional para reducir de forma drástica las emisiones de CO2 y apoyar la adaptación de los que ya sufren los efectos. ¿No es hora de que el gobierno de España empiece a tomarse en serio la lucha contra el cambio climático? Ayúdanos a exigirlo:

  • Únete a nuestra campaña Lo Necesitarás para exigir a Mariano Rajoy acción climática.

  • Firma por una Ley de Cambio climático urgente, real y efectiva.