Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

Crónica de un ecocidio anunciado. ¿Qué está pasando en la Amazonía?

miércoles, 11 de septiembre de 2019  Noticias InspirAction Brasil Derechos Humanos

Llevamos muchos años defendiendo la Amazonía y a las comunidades que la habitan de continuos atropellos por parte de grandes intereses económicos. Nuestras organizaciones socias en Brasil explican el contexto de los terribles incendios que han azotado este importante espacio natural.
“El bosque del Amazonas está ardiendo. Las comunidades indígenas y tradicionales están en primera línea del fuego. Sus vidas están siendo destrozadas y su hogar común destruido por un modelo económico que reduce la naturaleza y a las personas a mercancías, no acepta los límites del planeta y nos dirige hacia el colapso climático”. Nuestra compañera Sarah Roure, coordinadora de InspirAction en Brasil, explica así qué hay detrás de la enorme destrucción de la Amazonía. Un desastre provocado que afecta no solo a los 20 millones de personas que forman parte de las comunidades indígenas y quilombolas (afrodescendientes) que habitan y cuidan este área, sino que tiene un efecto planetario. Se sabe que la Amazonía provee del 20% del oxígeno del mundo.

Rowan Williams, presidente de Christian Aid, subraya que “durante generaciones, los pueblos indígenas de la cuenca del Amazonas han sido los representantes y guardianes de los bosques. Algunos han pagado por esto literalmente con su vida, mucho antes de los incendios de este verano. Estas comunidades han estado sometidas a ataques, invasiones ilegales y deforestación. Sus derechos se han visto violados por la avaricia de grupos de interés económicos poderosos”. Williams denuncia en un artículo en The Guardian que “América Latina tiene la peor concentración de tierras del mundo. Solo el 1% de los propietarios de las tierras controla la mitad de la tierra cultivable. “En la Amazonía, la minería y la extracción de petróleo expulsan a las comunidades del bosque en el que han vivido tradicionalmente”. En este contexto, tres mil comunidades afrodescendientes se ven especialmente perjudicadas, pues “pocas de esas comunidades han podido adquirir la titularidad legal de las tierras que habitan”, señala Williams.

En InspirAction llevamos 40 años defendiendo los derechos de las comunidades que habitan y cuidan la Amazonía. Fometamos que tengan una vida digna respetando el medio ambiente, promovemos que conozcan y defiendan sus derechos frente a los atropellos que sufren, denunciamos los atropellos de empresas extractivas y administraciones cómplices y exigimos a los poderes económicos y políticos que respeten los derechos de las comunidades. Tú puedes contribuir a la defensa de la Amazonía sumándote a nuestra Red de Apoyo.


Las dimensiones de la destrucción de la Amazonía

Asustan las cifras que dan cuenta de la gravedad del daño provocado por los incendios ocurridos este verano: Según el Instituto Nacional de Investigación del Espacio (INPE), un organismo oficial brasileño, solamente en el mes de julio hubo un aumento de un 278% de la deforestación respecto del mismo mes del año anterior. Se han perdido en este periodo casi mil kilómetros cuadrados de bosque. Ahora bien, como señala el coordinador del Movimiento de Afectados por las Represas (MAB, organización socia de InspirAction en Brasil), Ubiratã Dias, la destrucción de la Amazonía no es un asunto nuevo: “Ya se han destruido  un millón de kilómetros cuadrados o el 20% de la Amazonía. La mitad de esa pérdida ocurrió desde la década de los ochenta, pero se ha agravado aún más en los últimos meses”.

Las organizaciones de la sociedad civil brasileña se han movilizado bajo la consigna de que proteger la Amazonía es proteger la vida. Y han acusado al Gobierno de Jair Bolsonaro de avivar los fuegos con una visión depredadora de la economía, que quiere explotar sin freno la Amazonía. No en vano, como denuncia nuestra socia Comisión Pro-Indio el propio Bolsonaro afirmaba que “una de las intenciones de la demarcación de tierras para indígenas y afrodescendientes es invisibilizar el país en el campo económico”. Bolsonaro lleva desde la campaña electoral dando a entender que la protección de tierras indígenas y afrodescendientes atenta contra el desarrollo económico de Brasil, defiende así los intereses de grandes empresas de la agroindustria, de la madera y de la minería, entre otras. Además, 118 organizaciones en defensa de la Amazonía (entre ellas, nuestras socias) han criticado que el presidente de Brasil llegara a sugerir que “las ONGs están detrás de los incendios para enviar un mensaje al exterior”.


Una tragedia global y con causas globales 

Del mismo modo que la destrucción de la Amazonía es una tragedia con efectos globales, las causas detrás de la deforestación también son globales. No queremos dejar de subrayar la responsabilidad del modelo económico y de consumo en este nivel de destrucción. Como afirma Rowan Williams, “los patrones globales de crecimiento económico, incluidos los niveles sin precedentes de demanda de carne en el mundo desarrollado, tienen mucho que ver en la presión del uso de las tierras en esta región. Los incendios que destruyen la Amazonía son una metáfora visible del efecto de nuestra desaforada pasión por el crecimiento económico ilimitado”.


¿Qué exigimos?

Además de apoyar a las organizaciones sociales que defienden la Amazonía y seguir defendiendo los derechos (sistemáticamente violados) de las comunidades que habitan y cuidan este importante bosque, exigimos a los Gobiernos occidentales que los acuerdos comerciales e internacionales con Brasil y Bolivia tengan en cuenta la defensa de la Amazonía y de los derechos de las comunidades que habitan y cuidan este espacio natural.