Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

Secuestro en Colombia: Escuchen la voz de las comunidades indígenas

jueves, 27 de noviembre de 2014  Blog

Confusión. Eso fue lo que reinó en Colombia horas después del secuestro el pasado 16 de noviembre del General Rubén Dario Alzate por parte de la guerrilla de las FARC. Las versiones sobre su captura en el pueblo de Las Mercedes, a orillas del río Atrato, difieren considerablemente lo que ha hecho añadir más dudas sobre hacia dónde se dirigía este militar en una de las zonas más conflictivas del país. El secuestro también sembró dudas en la guerrilla, que en tres horas lanzó dos comunicados, primero desmintiendo y luego confirmando que Alzate se hallaba prisionero de una rama regional de las FARC. Colombia se haya envuelta en un momento crucial. Las negociaciones de paz en La Habana entre el Gobierno y las FARC para poner fin a un conflicto que dura más de 50 años se encuentran en punto muerto. El presidente Santos ha anunciado la suspensión del diálogo con las FARC hasta la liberación del General Alzate. Sin embargo, en esta batalla de demostración de fuerza y contundencia entre ambas partes, los ignorados son las comunidades indígenas del Chocó. En un comunicado conjunto, 4 organizaciones de la sociedad civil y la Diócesis de Quidbó rechazaron tener conocimiento alguno de la visita del General a la zona y denunciaron las presiones y el señalamiento de los medios de comunicación sobre la implicación de miembros de la comunidad en el secuestro. Ante el temor de una intervención militar para rescatar al militar, las organizaciones han exigido que se respete la vía del diálogo humanitario para no poner en riesgo la vida de la población civil. Por ello, solicitan que, tanto las instituciones nacionales, como los organismos internacionales velen por la seguridad, integridad y promoción de los Derechos Humanos a fin de evitar nuevos desplazamientos masivos y confinamientos de las comunidades afros e indígenas. En el comunicado las 4 organizaciones y la Diócesis apuestan por la solución pacífica y dialogada del conflicto y porque se reanuden las conversaciones de La Habana, para cual exigen a las FARC que liberen a los secuestrados y al Gobierno de Colombia que actúe con prudencia y no se produzca una nueva crisis humanitaria en el Chocó. Más información: - Los retos de las negociaciones de paz en La Habana - Comunicado de las organziaciones de la sociedad civil y la Diócesis de Quidbó