Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

Justicia de género: Mujeres en un mundo de hombres

miércoles, 24 de diciembre de 2014  Blog     Violencia de género, Mujeres

InspirAction cree que uno de los factores que mantienen a la gente en la pobreza son las relaciones de poder injustas. Trabajamos para conseguir un mundo donde la diferencia de género no sea utilizada como abuso de poder, sino que se exprese a través del respeto mutuo. Mientras que hombres y mujeres no puedan acceder a los mismos derechos, no tengan las mismas oportunidades y encuentren en su género una barrera, las mujeres seguirán discriminadas, siendo la mayoría de las personas analfabetas y que viven por debajo del umbral de la pobreza en el mundo. InspirAction ha puesto la justicia de género en el centro de su actividad ya que en mujeres entre los 15 y los 44 años de edad, los actos de violencia machista causan más muertes e inhabilidad que el cáncer, la malaria, los accidentes de tráfico y la guerra juntos. La violencia contra mujeres y niñas es una pandemia global, y su resultado es la desigualdad de género enraizada en los sistemas patriarcales y en las estructuras que permiten al hombre someter a la mujer. Para tratar sobre este problema en América Latina, Corina Mora participó en la tertulia semanal “Cuadriga”, un programa de la cadena alemana Deutsche Welle. La periodista de InspirAction, no obstante, ve motivos para la esperanza, para el cambio en las heroínas cotidianas que sacan adelante a sus familias, en esas niñas anónimas que van al colegio y cuando vuelven tienen que ayudar en su casa. “Los derechos adquiridos no son privilegios. Nos ha tocado luchar por ellos, luchar por la igualdad entre hombres y mujeres.” Para la mayoría de hombres y mujeres, la desigualdad de género es simplemente “la norma”, que a menudo pasa inadvertida y en la que las propias mujeres son socializadas. Mora considera que crecemos en sociedades patriarcales donde el poder del hombre está ejercido sobre la mujer: “Ya sea la sociedad más permisiva o menos permisiva, las mujeres aprendemos cual es nuestro sitio.” La violencia sexual es la expresión del uso del poder que ejerce el machismo para controlar y dominar a la mujer. Mora denuncia que miles de mujeres han sido utilizadas en conflictos armados como botín de guerra y apropiación del territorio: “Con la violación, además de ultrajar a la mujer, que queda marcada para siempre; también se atenta al honor del marido porque es ‘su posesión’.” En Colombia, la situación se agrava a causa de un conflicto armado que dura más de 60 años. . En InspirAction elaboramos el informe: “Colombia: mujer, violencia sexual en el conflicto y proceso de paz” donde se hace patente que todos los actores implicados han usado la violencia contra las mujeres como una forma de acceder o controlar el territorio. Jineth Bedoya, periodista colombiana, fue secuestrada, torturada y violada mientras investigaba sobre el conflicto. “Era una mujer empoderada, le costó mucho asumir el hecho y comprender la necesidad de contarlo para visibilizar el problema”, explica Corina. El problema de la violencia sexual y los feminicidios es la impunidad que hay en muchos países. En el caso de Colombia, el 90% de los casos no llegan al juicio: “Solo ha habido dos personas juzgadas de 18.000 casos”, afirma Mora. En InspirAction seguiremos presionando a nivel local e internacional para que se elaboren leyes que garanticen la igualdad entre hombres y mujeres. “¿De qué sirven las leyes si no se cumplen? se preguntan muchos, pues son imprescindibles para tener algo a lo que agarrarnos y seguir luchando para que se haga efectiva”.

Noticias relacionadas
Proyectos relacionados