Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

Haití entre rejas

viernes, 15 de abril de 2016  Blog Haití
Hambre, superpoblación e injusticias en las cárceles haitianas

En medio de la inestabilidad política tras las últimas elecciones y la escala de violencia en las calles, miles de haitianos sobreviven en condiciones infrahumanas en las cárceles del país. De acuerdo con el Centro Internacional de Estudios Penitenciarios, la superpoblación de las cárceles de Haití ha alcanzado el 454,4%, con las consecuencias que esto tiene para las condiciones de vida de los presos: hacinamiento, falta de higiene y recursos básicos, violencia y un largo etcétera de injusticias, a las que el gobierno provisional está dando la espalda. A esta situación, ya de por si escandalosa, se une el hecho de que el 70% de los presos y presas se encuentran en prisión preventiva, a la espera de un juicio que no llega.

La situación en las cárceles no es noticia porque más allá de sus rejas, la población haitiana está viviendo la peor crisis alimentaria de la última década, lo que supone que un tercio de la población total del país sufre hambre. Este hambre ha llegado también a las cárceles, para agravar más aún si cabe la situación. Y es que hasta el establecimiento de un gobierno de transición el pasado mes de febrero, las cárceles del sudeste del país sufrieron un periodo de desabastecimiento y desatención por parte de las administraciones. ¿Quién se preocupa de las cárceles?

2016-04-15-BlogHaiti 

Desde InspirAction, creemos que es necesario paliar esta situación y lo hacemos a través de nuestra contraparte en terreno, la Red Nacional de Defensa de los Derechos Humanos (RNDDH). Esta organización trabaja en distintos puntos del país monitorizando la violación de los derechos humanos que se producen en instituciones clave, como son las cárceles del país. En los últimos tiempos, la red de RNDDH Nippes se ha hecho cargo de la alimentación de un grupo de jóvenes presos. Esta red, también se encarga de hacer un seguimiento de los procesos judiciales de los presos y prestarles acompañamiento cuando son puestos en libertad. Recientemente, gestionaron el caso de un hombre que había sido declarado en libertad pero, por un error del centro, no había sido informado de que podía disponer de los documentos para su liberación. Gracias a una visita de seguimiento del equipo de RNDDH, se resolvió el caso y fue liberado.

Aunque la situación es desoladora, creemos que es posible y necesario cambiarla. Por eso, nuestra organización seguirá trabajando para apoyar la labor de contrapartes como RNDDH y tratar de evitar que se repitan estas injusticias. Para ello, será esencial que el gobierno que salga de las próximas elecciones en Haití se ponga manos a la obra para revertir la situación y asegurar la defensa de los Derechos Humanos de sus ciudadanos y ciudadanas, dentro y fuera de las rejas que los separan.