Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

Embarazas, casadas, ¿quién puso fin a su infancia?

viernes, 29 de julio de 2016  Blog El Salvador Igualdad de Género
En el Día Mundial contra la Trata de Personas ponemos el foco en El Salvador

El Salvador es un país en el que 25.123 niñas y adolescentes se quedan embarazas cada año y se registran 23.573 matrimonios de niñas y adolescentes de entre 10 y 19 años. Lo que se esconde detrás de estas cifras son historias de abuso y explotación, que llevan a estas jóvenes a ver como su infancia vuela delante de sus ojos, cambiando por completo su futuro.

 2016-07-27-BlogTrata

María, 12 años, vive en el municipio de San Agustín (Usulatán, El Salvador). Podría estar en el colegio aprendiendo, pero no. Podría estar jugando en el parque, pero no. Podría estar leyendo en su casa, pero no. Pero no, porque un día un hombre decidió que su cuerpo le pertenecía y partir de ese día, también su futuro. Ahora María ve crecer su barriga. A María le han dicho que se casará con ese hombre, porque su familia así lo ha acordado. Y María probablemente no vuelva al colegio, a jugar o a vivir una infancia, que alguien le arrebató.

Como María, cada hora hay tres niñas que se quedan embarazas en El Salvador y muchas se ven obligadas a casarse. A pesar de haber sido prohibidos en muchos países, en El Salvador los matrimonios infantiles aún son socialmente aceptados Detrás de muchos de estos matrimonios, se encuentran historias de acoso, violación y explotación sexual en las que las jóvenes no son más que un producto que utilizar, con el que comerciar y que alimenta un fenómeno muy extendido en algunos países de Latinoamérica, la trata de personas.

En países como El Salvador, además, se produce una feminización de la pobreza que implica que las miles de niñas afectadas suelen pertenecer a familias pobres. Muchas de ellas son “cedidas” por sus familias para su matrimonio, manipuladas a través del engaño o la coacción y sometidas a la explotación sexual. Sin embargo, el arraigo del machismo en muchas comunidades hace que exista una cierta permisividad social del acoso y el abuso, que hace que este fenómeno sea menospreciado por algunos gobiernos.

DIA MUNDIAL CONTRA LA TRATA DE PERSONAS

El 30 de julio, tiene lugar el Día Mundial contra la Trata de Persona, una lacra persistente en muchos países y que afecta especialmente a las mujeres y niñas. Se define como la captación de personas recurriendo al abuso de poder o de una situación de vulnerabilidad para obtener el consentimiento de una persona que tenga autoridad sobre otra con fines de explotación (Protocolo de la ONU para Prevenir, Reprimir y Sancionar la Trata de Personas, Art. 3 – 2000). A menudo, se considera como un fenómeno mundial que mueve miles de personas entre continentes, con un beneficio económico ingente para algunas personas. Pero también existe trata de personas en las historias individuales, ocultas y casi socialmente aceptadas en algunos países, como la de María.

¿Hasta cuándo? La trata de niñas en estas condiciones es un crimen, una clara violación de los Derechos Humanos  ante la que los gobiernos deben poner los medios necesarios para acabar con la impunidad de los responsables. Según el Artículo 159 del código penal de El Salvador, las relaciones sexuales entre una persona adulta y un menor son consideradas como una “violación”. Sin embargo, según denuncian algunas organizaciones de la sociedad civil, el gobierno persigue con más intensidad las interrupciones del embarazo, prohibidas en el país, que a los propios violadores, produciéndose así la paradoja de que las víctimas, acaban siendo las acusadas.

NUESTRO TRABAJO AL RESPECTO

Desde hace años, ORMUSA (Organización de Mujeres Salvadoreñas por la Paz), contraparte de InspirAction, trabaja para denunciar la violencia y la explotación sexual contra las mujeres y niñas en El Salvador y organiza en las comunidades talleres de educación sexual y por la no violencia contra las mujeres. En estos talleres, participan siembre lideresas de cada comunidad, para que así las mujeres y niñas tengan un referente al que acudir cuando necesiten ayuda.

Y es que las niñas víctimas de explotación sexual y matrimonios forzosos sufren heridas, tanto físicas como psicológicas, que perduran, cambiando su vida por completo. Según datos de UNFPA, tres de cada cuatro dejan de estudiar y encuentran muchas dificultades a la hora de desarrollar su vida en plenitud. Además, si el impacto físico y emocional ya es grande entre las adolescentes, este se multiplica en las niñas de 10 a 14 años, por su aún escaso desarrollo físico y emocional.

Por eso, ORMUSA está realizando incidencia política también, trabajando en la elaboración de una Ley de Educación Integral en Sexualidad y entablando conversaciones con los gobiernos locales para defender los derechos de las mujeres y las niñas.

Desde InspirAction, seguiremos apoyando el trabajo de organizaciones como ORMUSA y denunciando el escándalo de la Trata de Personas en niñas y adolescente y la violencia social que hay detrás de las violaciones y matrimonios forzosos. Llevamos años diciendo que no queremos vivir en un mundo en el que la diferencia de género y, en este caso también de edad, sean utilizadas como una excusa para el abuso de poder. Solo a través de un verdadero compromiso político y de una aplicación de las leyes justa y respetuosa con los derechos de las jóvenes, podremos acabar con esta lacra que ,en tantos y tantos países, arrebata su infancia a miles de niñas como María.  


Noticias relacionadas
Proyectos relacionados