Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

El conflicto en el norte de Mali aumenta el riesgo de hambruna

miércoles, 29 de mayo de 2013  Noticias InspirAction Malí Construyendo Paz     Hambre

La “época anual de escasez” está llegando a Mali y con la permanencia del conflicto se prevé un aumento del riesgo de hambruna entre la población.

La lucha continúa en algunas zonas del norte, el ejército maliense aún carece de presencia en Kidal – última ciudad del desierto tomada por el (MNLA) Movimiento Nacional de Liberación de Azawad- y empieza a surgir la amenaza de bandas que atacan regularmente las aldeas en busca de suministros.

“Con la salida del ejército francés, la falta de presencia por parte del ejército maliense y la falta de liderazgo, agenda y financiación por parte de la ONU para desarrollar un proceso de paz, el MNLA está fortaleciéndose” comenta Yacouba Kone, coordinador de InspirAction en Mali.

Las poblaciones están sufriendo cada día mayores ataques por parte de bandas que matan al ganado y saquean las tiendas de alimentos.

"Excepto por las tropas del Chad, la mayoría de los soldados de la ONU no tienen experiencia en la lucha en este contexto específico, y debido a los altos niveles de inseguridad, los organismos humanitarios siguen enfrentando enormes problemas de acceso a las comunidades que más lo necesitan", resalta Kone.

En Ber, a 60 km de Tombuctú, permanece la lucha entre tuaregs y árabes, lo que no sólo impide el regreso de miles de civiles desplazados, sino que también elimina las rutas comerciales del norte del país, empeorando aún más la ya de por sí frágil situación de inseguridad alimentaria.

Por otra parte, muchos agricultores no pueden cultivar debido al miedo a la proliferación de las minas y otras armas antipersonales que quedaron en sus campos sin detonar.

"Debemos prepararnos para otra escasez de alimentos. La temporada de hambruna va ser especialmente grave este año. Hay una falta alarmante de reservas de cereales y grano y se prevé que la temporada de lluvias se adelante pudiendo arruinar muchos cultivos". advirtió Kone.

En las ciudades del norte de Kidal y Gao, algunos alimentos básicos como el arroz, el aceite, la pasta o el azúcar son demasiado caros y escasos y en abril los precios de los cereales subieron entre un 30 y un 70%.

"Ahora mismo la mayoría de la población de Mali está teniendo graves dificultadas para alimentar a su familia. Puede que dentro de poco no tengan la posibilidad de hacerlo. Estamos en un momento crucial ", añadió Kone.

Desde InspirAction y a través de nuestras contrapartes en Mali estamos en alerta ante el posible empeoramiento de la situación.