Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

Catástrofe en las negociaciones de la Cumbre de cambio climático en Doha


La cumbre de Naciones Unidas contra el cambio climático en Doha acaba con un documento vacío, sin los suficientes recortes de emisiones y sin compromisos financieros de las naciones ricas.

El mundo sigue abocado al caos climático después de que en la cumbre de Naciones Unidas en Doha no se acordase más que un documento vacío que sólo implica que las conversaciones continuarán hacia un tratado global para el año 2015.

Desde la ONGD InspirAction se valora muy negativamente esta falta de avance: "Las personas más vulnerables del mundo merecían un mejor regalo de Navidad. La falta de acuerdo para una acción urgente en Doha implica que los recortes de emisiones no serán suficientes para detener la trayectoria implacable del cambio climático”, indica Isabel Ortigosa, responsable de Incidencia de la organización.

"El mundo ha sufrido otro año de clima extremo y la evidencia científica indica que va a empeorar. Los efectos del calentamiento, sólo con 0.8ºC por encima de los niveles preindustriales, ya son bastante malos. Imagínense cómo serán si llegamos a un aumento de más de 2 º C. El acuerdo de Doha no nos aparta de una trayectoria segura hacia el caos ambiental”.

A pesar de la necesidad urgente de actuar, la cumbre de Doha se convirtió en un choque de frente entre los grandes contaminadores del mundo y las víctimas de esta contaminación. Los países más vulnerables del mundo estaban desesperados por conseguir un acuerdo, pero las delegaciones de Rusia, Polonia y Estados Unidos en particular, socavaron constantemente esos esfuerzos. El segundo período de compromiso del Protocolo de Kyoto sólo agrupa a países que en su conjunto suman el 15 % de las emisiones mundiales, lo que puede calificarse como un franco retroceso.

A pesar de que algunos países han asumido ciertos compromisos de financiación, el Fondo Verde para el Clima, creado en la cumbre del año pasado climático de Durban, permanece casi vacío.

Las naciones más ricas deben presentar compromisos financieros ambiciosos urgentemente. Los países en desarrollo, con mucha menor responsabilidad en el empeoramiento de la crisis ambiental, necesitan desesperadamente dinero para adaptarse a los impactos del cambio climático, y es responsabilidad de los países industrializados apoyarles.

"Los países desarrollados que son los más culpables de las emisiones tienen que ser responsables y actuar. Las personas vulnerables del planeta, como hemos visto estos últimos días en Filipinas, son los que sufren las consecuencias de esta falta de decisión política. En Doha no hemos alcanzado gran cosa, más allá de mantener vivas las esperanzas en un futuro pacto”. Indican desde InspirAction.


Noticias relacionadas
Zona Crítica
Proyectos relacionados