Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

La letalidad del cambio climático

Crisis alimentarias, desplazamientos masivos de población, muertes prematuras, intensificación de las catástrofes naturales…

Ante la falta de acción, el riesgo de la salud las personas aumentará de manera alarmante. Se estima que para 2030, el cambio climático habrá causado 60.000 muertes y, que, en el año 2100, 260.000 personas habrán fallecido a causa de enfermedades relacionadas con la contaminación atmosférica.

El estudio realizado por West y Silva, de la Universidad de Carolina del Norte “Gillings School of Global Public Health”, concluye que los efectos del cambio climático aumentarán las muertes relacionadas con la contaminación del aire en todas las regiones del mundo, exceptuando África.


“Mientras el cambio climático siga afectando a las concentraciones de contaminantes atmosféricos, la salud a nivel mundial puede sufrir grandes impactos, aumentando el número de personas que mueren cada año a causa de la contaminación del aire que respiramos”, declaró el profesor West.

Ello es debido a que el aumento de las temperaturas provoca el aceleramiento de las reacciones químicas, creando contaminantes atmosféricos en el ozono o en forma de finas partículas que afectan directamente a la salud pública que podemos encontrar en áreas con mayor nivel de sequedad del aire, incendios, tormentas de arena/polvo…

Remarca, asimismo, que las altas temperaturas provocan que los árboles emitan contaminantes orgánicos (COVs). Además, el estudio considera que dichos cambios afectarán gravemente a nuestra salud: estrés por el calor, propagación de enfermedades, menor accesibilidad a agua potable o alimentos, etc. y, que, actualmente el 30% la población estamos expuestos y expuestas a unas condiciones climáticas límites que pueden resultar mortales.

El color importa

El índice “ND-GAIN”, elaborado hace dos años por la Universidad estadounidense de Notre Dame, reflejaba qué países están mejor preparados para adaptarse al calentamiento global y cuáles menos.

Dicho ranking tuvo en cuenta diferentes factores para determinar la puntuación de cada país en cuanto a su capacidad de enfrentar los posibles cambios, sintetizados en dos: vulnerabilidad (salud, alimentación, calidad de las infraestructuras, tecnología…) y preparación (estabilidad económica, social y política). Del cual, Eco Experts , pudo elaborar esta imagen, donde podemos observar en rojo los países que corren más riesgo frente a los más preparados, en verde.

2017-08-29CC1

Al observar el mapa, podemos ver cómo África y el suroeste asiático son los más vulnerables y menos preparados frente a, por ejemplo, un huracán. Mientras que los países del Norte, conocidos por ser los principales responsables y causantes del calentamiento global por sus actividades industriales externalizadas, son los más preparados y menos vulnerables ante una catástrofe natural.

Lo mismo ocurre dentro de un país o una región, existen áreas mejor preparadas frente a posibles imprevistos, mientras que otras (normalmente las zonas rurales) se encuentran en la tesitura de, ante una catástrofe natural, permanecer en sus casas y proteger todo lo que han construido, o salir hacia un lugar seguro, independientemente de lo que cueste y de lo que dejen atrás.

Es el claro reflejo del desequilibrio de la balanza y de la necesidad urgente de apoyo y compartir los conocimientos de los países más avanzados en la materia para combatir tanto las causas como las consecuencias de un fenómeno en el que no se puede fingir deferencia y seguir con el mismo modelo, si no que se precisa de acciones inmediatas y efectivas para paliar la situación, antes de que sea demasiado tarde para nuestro planeta.


¿Quieres saber más?