Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

Río+20: mezcla de decepción y esperanza

lunes, 25 de junio de 2012  Noticias InspirAction Cambio Climático

La Cumbre de Río+20 termina en una decepción generalizada por la falta de voluntad política para avanzar hacia un modelo de desarrollo más social y medioambiental. Sin embargo, los movimientos sociales y la participación de la sociedad civil demuestran que este el futuro que queremos es posible y que hay mucha gente dispuesta a luchar por ello.

En un primer vistazo, la Cumbre de Río+20 termina en decepción.

Tras decenas de notas de prensa, reuniones hasta la madrugada, rumores de pasillos y hasta 300 párrafos de texto, la cumbre termina con un acuerdo de mínimos, muy mínimos que no nos convence nada.

La falta de voluntad política para avanzar hacia la justicia socio-ambiental y hacia un cambio de modelo se hace evidente. Río+20 se ha centrado sólo en el aspecto económico del desarrollo sostenible.

Tal y como preveíamos, la economía verde ha servido de disfraz para los intereses económicos y ha escondido en tu interior un mensaje hacia el mercantilismo de la naturaleza. Muy preocupante.

El gobierno español se ha respaldado en la actual y omnipresente crisis, promoviendo la inversión de las empresas españolas y dejando que las cuestiones sociales y medioambientales queden a un lado.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible se han quedado en el aire cuando apenas falta tiempo para avanzar en los Objetivos de Desarrollo del Milenio y la mayoría de los países no paran de recortar la Ayuda Oficial al Desarrollo.

Sin embargo, InspirAction pensamos que no todo ha sido decepción. Las grandes movilizaciones sociales y la fuerza de la Cumbre de los Pueblos no han podido pasar desapercibidas durante Río+20. Pese a que los grandes líderes mundiales no han querido escuchar las voces de los diversos pueblos del mundo, la sociedad civil ha gritado. Y lo ha hecho con fuerza.

El debate y el compromiso mostrado por la sociedad civil, ha fortalecido enormemente el poder de los movimientos sociales. El acercamiento de posturas y encuentros hace más fuerte la oposición a este llamado capitalismo verde que no representa “El futuro que queremos”.

Nos vamos de Río decepcionados con nuestros políticos, que una vez más no han estado a la altura, pero esperanzados por la fuerza y la unión demostrada por los movimientos sociales reunidos en la Cumbre de los Pueblos.

Ellos creerán que pueden conformarse con este acuerdo de mínimos, pero nosotros continuaremos hasta que se trace un camino real hacia un modelo más justo.