Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

Inundaciones en Pakistán: ¿préstamos o donaciones?

viernes, 27 de agosto de 2010  Blog     Ayuda Humanitaria, Catástrofes naturales

Inundaciones en Pakistán. 20 millones de afectados, 8 millones todavía sin un techo que les cubra, el 71% de las cosechas de arroz desaparecidas bajo el agua, más de 200.000 casos de diarrea aguda. ¿La respuesta del Banco Mundial y del FMI? Préstamos. Indudablemente, Pakistán necesita dinero para salir adelante: según su propio gobierno, la reconstrucción costará unos 15.000 millones de dólares. Ahora bien: ¿realmente estamos ayudando a la población de Pakistán con estos préstamos destinados a la reconstrucción? En un país donde sólo los intereses de la deuda consumen aproximadamente un tercio de sus ingresos, nuevos créditos suponen casi una maldición. Antes de las inundaciones, el 60% de la población pakistaní vivía por debajo del umbral de la pobreza, y la deuda alcanzaba los 50.000 millones de dólares. Más de la mitad se debía a préstamos del FMI, el Banco Mundial y el Banco Asiático de Desarrollo.

En junio de 2010, unas semanas antes del desastre, el FMI calculó que según todos los indicadores, para el año 2015 la deuda ya alcanzaría los 70.000 millones de dólares. La situación, ya desesperada, ha empeorado de manera exponencial tras las inundaciones. A pesar de que el FMI ha reconocido que la deuda incrementa decisivamente la vulnerabilidad de Pakistán, el Banco Mundial y el Banco Asiático de Desarrollo ya han anunciado préstamos a Pakistán por valor de 900 millones y 2.000 millones de dólares, respectivamente. Ante esta situación parece claro que si de verdad el objetivo es ayudar a todos aquellos que sufren en estos momentos en Pakistán, la comunidad internacional debería hablar de donaciones, no de préstamos. Y el FMI debería revisar las condiciones de los préstamos ya otorgados a este país, para garantizar que no supongan una condena de por vida para los habitantes de Pakistán. Dejar que miles de víctimas sufran sin recibir asistencia, mientras cantidades astronómicas de dinero se emplean en pagar los intereses de esta deuda, es obsceno. Una locura de la que nadie habla. Cancelar la deuda liberaría enormes cantidades de dinero que podrían emplearse en atender a los millones de afectados. ¿Por qué no se hace? ------------------ Donaciones: