Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

El mejor regalo es compartir


Queridos Reyes Magos: Este año hemos sido muy buenos. Hemos luchado contra la discriminación de los dominicanos de origen haitiano, hemos actuado para frenar el Cambio Climático en la cumbre del clima de Perú y nos pusimos las pilas para denunciar los excesos y ventajas fiscales de la FIFA y grandes multinacionales en el Mundial de Fútbol de Brasil. Por eso, este año te pedimos encarecidamente una cosa: que no nos traigas carbón. Sabemos que es un “dulce” que gusta a muchas empresas y que es una tradición de un siglo y medio. Incluso que en nuestro entorno más cercano, como España y la UE, subvencionan su producción para que se lo regaléis a más personas. Sin embargo, os queremos recordar una cosa. Lo barato sale caro. Y es una factura que pagaremos el Clima y nosotros. Especialmente, aquellas personas que viven en los países más vulnerables y que ya están sintiendo los efectos del Cambio climático. Con el dinero que os ahorréis del carbón, podéis comprarnos otras cosas: energías renovables, justicia climática o un crecimiento sostenible. En 2015 tendrá lugar en París la COP21, una reunión de los líderes mundiales, científicos y colectivos sociales muy muy importante. Tan importante, que los expertos auguran que si no se toman medidas ambiciosas y urgentes, el calentamiento global aumentará la temperatura de nuestro planeta 4º C. El mejor regalo es compartir y nosotros lo queremos hacer con los 7.000 millones de personas que viven en La Tierra: el mejor regalo sería un buen acuerdo global por el Clima. Es algo que disfrutaremos todos. Planeta solo tenemos uno y el único plan para conservarlo consiste en actuar todos unidos y de manera responsable en mitigar, financiar y adoptar medidas que frenen el Cambio climático. Queridos Reyes Magos, no os asustéis si veis que este regalo cuesta mucho dinero. Muchas grandes fortunas y multinacionales esconden dinero debajo de una cama llamada Empresas Fantasma. En esa cama hay billetes de ‘fraude fiscal’, monedas de ‘evasión de impuestos’ y cheques de ‘blanqueo de dinero’. No queremos robarles su dinero. Es simplemente Justicia Fiscal.