Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

El lado oscuro del pago de impuestos de la minería en Honduras


Uno de los aspectos que reclama mayores niveles de transparencia en Honduras es el pago de impuestos de las compañías mineras, tanto al tesoro nacional como a las municipalidades. Lo que existe en la actualidad no son números comprobables sino estimaciones que se hacen dada la falta de publicaciones periódicas por los entes responsables del gobierno. Un ejemplo de esto es el pago del impuesto sobre renta. De acuerdo a estimaciones de la  Comisión Económica para América Latina (Cepal) las compañías mineras pagaban alrededor de un 10% de las rentas mineras, muy por debajo del promedio latinoamericano de 30%. La Cepal señala que esta estimación tiene como base lo que determina la Ley de Minería y no sobre datos reales recibidos debido a la falta de acceso a esta información; de esta manera calcula que durante el período 2000-2009 las compañías mineras pagaron una cifra de USD 52 millones por concepto de impuesto sobre las utilidades. Sin embargo, datos preliminares proporcionados por las Dirección Ejecutiva de Ingresos (DEI), institución encargada de recolectar impuestos,  muestran un cifra pagada considerablemente menor: alrededor de USD 19 millones. Por su parte, las empresas mineras reportan pagos muy superiores para el mismo período. Lo mismo sucede con el pago de regalías a las municipalidades las cuales debieron haber sido de alrededor de USD 10 millones para el período comprendido entre 2001 y 2007, mientras que lo efectivamente pagado fue un millón de dólares, es decir el 0.1% del total de exportaciones, que fue de USD 1,039 millones (la ley señala el 1% de las exportaciones).  A esto se agrega denuncias de tratos nada transparentes entre las compañías mineras y autoridades municipales que agregan grados de opacidad al pago de las obligaciones de pago de impuestos. La aprobación de una nueva ley de minería en Honduras en febrero de 2013 que representa una política de puertas abiertas a la inversión en el campo minero debe ser acompañada de un fortalecimiento de la transparencia en el pago de impuestos. La Iniciativa para la Transparencia de las Industrias Extractivas (EITI, por sus siglas en inglés), a la que recientemente se incorporó Honduras, pudiera ser un espacio propicio para mejorar la información fidedigna sobre el pago de impuestos de las empresas mineras. Sin embargo, la forma cómo el gobierno ha venido manipulando la participación de los miembros de la sociedad civil hondureños en dicha iniciativa llama a preocupación, y pareciera que el objetivo último es esconder información más que hacerla del conocimiento público. Con una verdadera política de transparencia Honduras podría evitar que las compañías mineras le continúen metiendo goles, así como los autogoles de sectores nacionales interesados. Hugo Noé Pino es Economista para Honduras, del Icefi, contraparte de InspirAction en Centroamérica. Fotografía de Nicolas Raymond (Creative Commons)