Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

Crisis de humanidad

jueves, 12 de julio de 2012  Blog     Ayuda Humanitaria, Desigualdad, Educación, Salud

Esta crisis económica se ha convertido en una crisis de humanidad. Anteponemos lo que llaman la recuperación económica de España a los derechos de las personas que vivimos aquí y a las oportunidades de desarrollo de las personas que viven allí. Se recortan nuestros derechos, se limita nuestro acceso a la salud y se reserva la educación para las clases adineradas. Esto es muy grave. Pero lo que es realmente inhumano es que se abandone deliberadamente a los miles de millones de personas que viven en situación de pobreza en otros países. Personas que cada día pasan hambre y mueren por enfermedades fácilmente curables.
Puerta de una casa en Matopeni KeniaAntoinette Powell © InspirAction
Aunque la desigualdad en el interior de los países es cada vez mayor, hay que reconocer que en los últimos años hemos avanzado algo reduciendo el número de personas que viven en situación de extrema pobreza. Sin embargo, ahora en España, cerramos los ojos a la pobreza y a la injusticia y recortamos (palabra de moda en el vocabulario de algunos). Recortamos en la cantidad de dinero que va destinarse a Ayuda Oficial al Desarrollo. Este 2012, la partida destinada a cooperación será de un 0,23% del PIB cuando en 2010 se preveía un 0,51%. ¿Dónde quedaron las intenciones del famoso 0,7%?. Y recortamos en el número de países a los que apoyaremos desde España. De una lista de 60 países a los que se apoyaba con nuestros proyectos pasamos a una minilista de 25 países. Es decir, que abandonamos a millones de personas de 35 países. Y para más inri, los países elegidos no responden a su condición social si no que responden a estrategias geográficas y son en su mayoría países de renta media. Recortar y abandonar a los que más lo necesitan no es la solución. El fin jamás justificará los medios. Y menos si esos medios suponen hambre, injusticia y sufrimiento para más de la mitad de la población del mundo. Así que no nos cansemos de repetir que esta crisis económica se puede superar con muchas otras medidas que sean más justas y más humanas. ¿Ejemplos? Están bien claros: con la aplicación de tasas a las transacciones financieras, podrían recaudarse cerca de 300.000 millones de euros para políticas sociales y con el fin de los paraísos fiscales, garantizaríamos que todas las empresas, personas y países contribuyeran de manera justo reduciendo las desigualdades. Si queremos salir de esta crisis, tenemos que empezar por no olvidar lo más importante: que tenemos unos derechos que son irrefutables y que deben ser cumplidos sin excusa.

Noticias relacionadas
Proyectos relacionados