Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

Guatemala: Talleres artísticos para prevenir la violencia

lunes, 19 de enero de 2015  Cooperación para el cambio Derechos Humanos

36 años de Guerra civil y de  crueles masacres de civiles dejaron en Guatemala un reguero de 200.000 muertos y una cultura de extrema violencia. Hoy en día, muchos de los barrios más peligrosos de Guatemala, conocidos como "zonas rojas", son las barriadas urbanas que surgieron durante los años de la guerra por la emigración de las personas a las ciudades.

36 años de Guerra civil y de  crueles masacres de civiles dejaron en Guatemala un reguero de 200.000 muertos y una cultura de extrema violencia. Hoy en día, muchos de los barrios más peligrosos de Guatemala, conocidos como "zonas rojas", son las barriadas urbanas que surgieron durante los años de la guerra por la emigración de las personas a las ciudades.

Olvidadas, sin servicios básicos y con pocas perspectivas de futuro, estas barriadas son el caldo de cultivo perfecto para las maras. “Los jóvenes son los más vulnerables a caer en las redes del crimen organizado. "Viven en la extrema pobreza y sin educación" expone Zoel Franco, miembro del Instituto de Estudios Comparados en Ciencias Penales.

Con una tasa de homicidio por arma de fuego el doble que la media mundial y siendo el quinto país del mundo con mayor número de asesinatos (39 por cada 100.000 habitantes. Cifra:2012), Guatemala se enfrenta al reto de fomentar la inclusión de los jóvenes que viven en estos estos barrios: “El Estado estigmatiza a la gente joven, se nos percibe como que todos somos delincuentes”, afirma José Solanes.

Solanes es miembro de Caja Lúdica, una contraparte de InspirAction que, a través de actividades culturales y artísticas promueve la integración y el diálogo en comunidades golpeadas por la violencia. “En mi barrio no tenemos espacios creativos para la gente joven ni instalaciones deportivas”.

Teatro, danza, pintura, las actividades de InspirAction y Caja Lúdica buscan establecer lazos de unión entre los jóvenes y potenciar el sentimiento de comunidad, tolerancia y respeto. Solanes y un grupo de amigos montaron el grupo ‘Jóvenes por la vida’, que ofrece talleres de arte creativo: “No teníamos un local donde reunirnos, tuvimos que empezar en la calle, pero a pesar de la inseguridad, mucha gente empezó a participar en nuestras actividades”.

Sin embargo, la violencia también proviene de parte del Estado, el cual mete en el mismo saco de las maras a todos los jóvenes: “No hay día en el que no nos detengan y nos cacheen”. Solanes cree que la falta de oportunidades es la que empuja a la gente a la violencia: “Gracias al apoyo de InspirAction hemos elaborado un borrador donde exponemos a las autoridades locales una serie de medidas educativas, sanitarias, medioambientales y de participación ciudadana”.

Acaba el día y Solanes recoge los talleres. El barrio está en calma, aunque probablemente se oirá algún tiro durante la noche. Mañana Solanes volverá con sus actividades para intentar conseguir más risas y diversión. La ilusión y la esperanza de tener nuevas oportunidades para conseguir un futuro mejor.

Puedes leer más sobre Guatemala...

La falta de acceso a la educación en Guatemala, un generador de pobreza

El 43% de los niños en Guatelama sufre malnutrición. Este es el dilema de muchas madres.

Arte y educación contra la violencia